Jesús Lanza, Llorenç Huguet, Juan Cifuentes y Francisco López Simó, ayer durante la mesa redonda. FOTO: BOTA | Pere Bota

1

El Ejército registró desde el año 2016 un total de 50 denuncias por acoso sexual en toda España, una de ellas en Palma. Este fue uno de los datos que se aportaron este viernes en la jornada dedicada a esta lacra en la Administración pública, las Fuerzas Armadas y la empresa privada.

El acto se celebró en la sala de grados del edificio Gaspar Jovellanos de la UIB y contó con la presencia del rector de la Universidad, Llorenç Huguet; y el comandante general de Balears, Juan Cifuentes; el delegado de Defensa, Jesús Lanza, y el decano de la Facultad de Derecho, Francisco López Simó, entre otras personalidades.

Juan Cifuentes afirmó que «los que dirigimos unidades o empresas tenemos la responsabilidad de prevenir este tipo de casos». A su vez, Llorenç Huguet opinó que «el tema del acoso sexual tendría que ser más un tema de mi generación que de las nuevas generaciones», y recordó la reciente creación de una unidad de género «para que los alumnos que tengan esta problemática tengan dónde acudir».

Por su parte, el catedrático de Derecho Penal Eduardo Ramon Ribas explicó que «la ley orgánica 3/2007 por la igualdad de hombres y mujeres tiene un concepto de acoso sexuales muy amplia. Contempla como acoso sexual cualquier comportamiento de naturaleza sexual que acaba generando una situación que lesiona la dignidad de una persona. En cambio, el código penal, de todos los comportamientos sexuales posibles que tienen esta repercusión, solo selecciona exclusivamente con esa etiqueta las solicitudes de favores sexuales en determinados ámbitos en los que hay relaciones continuadas con un componente hostil».