Unas 20 personas han participado este sábado en una ‘bicicletada’ a favor de la ampliación de la Falca Verda y del aumento de árboles que se sembrarán en el futuro parque urbano. | M. À. Cañellas

5

Unas 20 personas han participado este sábado en una ‘bicicletada’ a favor de la ampliación de la Falca Verda y del aumento de árboles que se sembrarán en el futuro parque urbano. La marcha, organizada por los colectivos Palma Verde y Biciutat, salió de la Plaça d’España, pasó por Blanquerna, cruzó el Parc de sa Riera, subió hasta el parque de Son Cotoner y bajó por Pascual Ribot antes de volver al punto inicial.

José Javier Mascarell es portavoz de la plataforma ciudadana Palma Verde. «Reivindicamos un bosque urbano que empiece en el canódromo y termine en el campo de fútbol Miquel Nadal. El proyecto actual sólo cuenta con dos fases que son el canódromo y el velódromo. El primero de ellos se está desarrollando ya», afirmó Mascarell.

El portavoz explicó que «nos parece muy bien que quieran desarrollar el bosque en esas dos fases pero no vemos el plan suficientemente ambicioso. Sólo van a plantar 270 árboles, se van a gastar 900.000 euros y nosotros pensamos que se podrían plantar unos 400. Para una superficie de 16.000 metros cuadrados se pueden plantar sin ningún problema». «El proyecto en sí nos parece muy bien. Nos parece bien que quieran recuperar el canódromo. Además van a utilizar materiales de caucho, van a recuperar un ramal de una acequia porque es patrimonio histórico pero supongo que de los 900.000 euros que va a costar el proyecto todo se va a destinar a este tipo de obras y no a los árboles», explicó Mascarell.