0

El Pleno del Consell de Mallorca ha aprobado este jueves, inicialmente, el Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca, que afronta la separación de materia orgánica, implantando la recogida en toda Mallorca en dos años y planifica nuevas infraestructuras de compostaje para poder asumirla.

Una de las principales novedades de este plan , según ha indicado el Consell en un comunicado, consiste en que se unifican los actuales dos planos de residuos no peligrosos: el de residuos sólidos urbanos y el de construcción, demolición, voluminosos y neumáticos fuera de uso.

También este Plan persigue potenciar el servicio de los puntos limpios y de las estaciones de transferencia para facilitar y potenciar el establecimiento de una red de instalaciones que permitan impulsar la preparación para la reutilización y las recogidas selectivas minimizando los impactos vinculados al transporte y tratamiento.

En el caso de los puntos limpios, el plan prevé que todas dispongan de un espacio para la preparación para la reutilización. Es decir, que cuando los residuos lleguen se elijan aquellos que se puedan reparar para darles un segundo uso y se traten en cuidado.

Para llevar a cabo estos objetivos se ha planteado una serie de mejoras en las instalaciones de tratamiento. Por un lado, se planifican nuevas instalaciones, descentralizadas de Son Reus, para hacer compost de materia orgánica y otros por el compuesto de lodos. Y por otro lado, se mejorarán y ampliarán las estaciones de transferencia

El planteamiento que se hace es el de mantener el sistema de gestión insularitzada aunque con plantas descentralizadas, por lo que se acerca al máximo el tratamiento, sobre todo de materia orgánica, a los municipios.

Además, las reformas y nuevas instalaciones se realizarán con la mejor tecnología disponible en el momento de la obra, lo que ahora, de acuerdo al Consell, «no sucedía porque el PDS anterior especifica la tecnología a utilizar».

El Consell ha destacado que este planeamiento es hasta 2030 y se desarrollará por fases, y según las necesidades marcadas por la gestión real de los residuos.
Por otra parte, y para dar cobertura al nuevo sistema de separación de envases, el Sistema de Depósito Devolución y Retorno, se ha planteado la reserva de suelo para una Planta de lavado de envases, y también se contempla una máquina de conteo para apoyar el sistema.
La propuesta también contempla el cierre de las líneas 1 y 2 en el articulado, basándose en la reducción de toneladas y el aumento de recogida selectiva. Será la Comisión de seguimiento en materia de residuos que hará el seguimiento de objetivos y concretará cuando se hace efectivo el cierre.

Uno de los grandes beneficios territoriales de este PDSR es el aprovechamiento del suelo que estaba reservado para hacer uso público, reduciendo la ocupación de suelo adicional. Incluso, se desafecta territorio para que se puedan hacer otros usos. Concretamente, en las plantas de tratamiento de lodos de Ariany y Sa Pobla, esta desafección implica dar respuesta a una demanda vecinal histórica.

Este Plan Director no contempla la entrada de residuos fuera de las Islas Baleares.
En cuanto a la transparencia, habrá un traspaso de datos e información entre instituciones y hacia la ciudadanía.

Para ello, se especifican tres herramientas básicas mínimas: la Comisión de Seguimiento de la gestión de residuos, un visor gratuito para poder ver los parámetros que se estudian dentro del programa de medidas y vigilancia ambiental y la página web del Consell de Mallorca donde se expondrán los datos de gestión.