Imagen de los derribos de viviendas realizados a finales del pasado mes de julio en el poblado. | Pere Bota

10

El desalojo de las familias que se oponen a irse de Son Banya, pese a que tienen una orden de desahucio, comenzará el próximo 19 de septiembre. El juez ya ha enviado la orden de desahucio a ocho de las 29 familias afectadas, que rechazan acogerse al programa municipal para desmantelar el poblado.

El director general de Benestar, Joan Antoni Salas, explica que a principios de septiembre se reunirán las diferentes administraciones y departamentos implicados con la finalidad de preparar un dispositivo policial especial, mayor que cuando se realizaron los primeros derribos a finales de julio, ya que entonces las familias afectadas sí estaban dispuestas a marcharse.

En los derribos de julio participaron 30 agentes de la Policía Nacional y otros 30 de la Policía Local; en septiembre se hará un dispositivo «bastante superior» porque se prevé que habrá resistencia. Pese a ello, Salas asegura que no están preocupados porque «estamos preparados, hemos hecho un trabajo de información y coordinación».

Derribos

El director general de Benestar prevé que cada semana se realicen tres desahucios, ya que no les dará tiempo a derribar más barracas.

Noticias relacionadas

Respecto a las familias que se han acogido al programa municipal para abandonar de forma voluntaria el poblado, los derribos se reanudarán a medida que las viviendas en las que van a vivir estén disponibles y las familias preparadas. Cort ya tiene pisos para nueve familias y necesita cuatro más. Salas confía en encontrarlos antes de que finalice el año, cuando se tienen que haber desalojado las 45 viviendas de Son Banya afectadas por la orden de desahucio.