La población residente ha aumentado un 41 por ciento en el mismo periodo de tiempo. | Nuria Rincón

3

Baleares tenía a 1 de enero de este año un total de 240 personas mayores de 100 años, una cifra muy superior a los apenas 57 centenarios que vivían en las Islas hace apenas 20 años. El número de personas de más de cien años ha ido creciendo prácticamente sin parar desde entonces hasta multiplicares casi por cinco en dos décadas. El aumento global es del 321 por cien, muy por encima del 41 por ciento que ha aumentado la población de Balears en general en el mismo periodo de tiempo.

No es un fenómeno específico de Baleares ya que una situación parecida se da en todas las comunidades autónomas. De hecho, el aumento en las Islas está ligeramente por debajo de la media española (un aumento del 353 por ciento) y muy por debajo de comunidades como Navarra, La Rioja o Canarias, con aumentos superiores al 500 por cien en el mismo periodo de tiempo.

La esperanza de vida crece sin parar y en Baleares se sitúa en estos momentos en 83 años, lo que significa que en las Islas vivimos cinco años más que en 1998, cuando la esperanza de vida era de 78 años.

La mayor longevidad tiene mucho que ver con dos factores, que son la mejora general de las condiciones de vida de la población en general, pero también está directamente vinculada a los avances en medicina para tratar las enfermedades, lo que prolonga la vida de los pacientes.

El aumento de la esperanza de vida tiene, a su vez, consecuencias económicas. Una de ellas es el aumento del gasto sanitario ya que los tratamientos son más complicados y caros con enfermedades que en muchas ocasiones son crónicas; otra es que aumenta el número de jubilados que cobran la pensión y que además lo hace durante más tiempo, lo que repercute en el cuentas de la Seguridad Social.