Algunos pacientes califican de «deplorable» el estado de las instalaciones.

18

Pacientes y familiares de enfermos ingresados en el hospital Joan March denuncian el estado «deplorable» en el que se encuentran las instalaciones.

El centro hospitalario, inaugurado en 1945, está especializado en enfermedades respiratorias. Algunos usuarios se han sorprendido por la antigüedad y la falta de mantenimiento en el hospital. «Me he tenido que pellizcar dos veces para convencerme de que estoy en un hospital de siglo XXI», cuentan a Ultima Hora.

Interruptores rotos, anticuado sistema de calefacción, rodapiés destrozados, mandos de televisores sujetos con celo, o lo que califican de más grave, extintores sin fecha de revisión ni caducidad son algunas de las quejas que hacen llegar.

Los usuarios también lamentan la mala conservación que hay de los exteriores, con puertas que prácticamente se caen o zonas ajardinadas totalmente dejadas.

Según recuerda uno de los testimonios, «las personas que ingresan en ese hospital suelen ser enfermos terminales o crónicos y no se merecen esto». Al margen de esto, alaban el trabajo de los profesionales del Joan March, porque «se merecen un diez».