La Carabela portuguesa no es una medusa, aunque su aspecto es parecido, produce una picadura muy dolorosa. | Ultima Hora

10

Siguen llegando nuevos ejemplares de Carabela portuguesa a la costa de Mallorca. En concreto, este domingo servicios del litoral del Govern han retirado un ejemplar en la zona de El Toro, aunque el animal cuya picadura es muy dolorosa, estaba en mar abierto, lejos de la zona de baño, según ha confirmado SOS Can Vairet.

Se trata del segundo ejemplar de Carabela portuguesa avistado este fin de semana en Mallorca. Este sábado hacia el mediodía, los socorristas asignados a la playa de Portals Vells desalojaron a los bañistas del agua ante la presencia de otro ejemplar. Esta actuación provocó un debate en Facebook entre esta plataforma y algunos seguidores que confirmaban que los socorristas habían «desalojado» la playa, y el teniente de alcalde del Ajuntament de Calvià Andreu Serra, quien explicó en esa misma red social que «solo han sido 20 minutos para comprobar que no hubiera ninguna otra Carabela en la zona de baño, y enseguida la playa ha vuelto a estar en uso». Serra felicitó a los socorristas del 112 por la diligencia preventiva y aseguró que se usó un dron para vigilar las calitas de la zona, restableciéndose la normalidad al poco rato.

Noticias relacionadas

No es la primera vez que se confirma la presencia de Carabelas portuguesas en aguas mallorquinas. El pasado 22 de mayo se vieron algunos ejemplares en Es Molinar. Al día siguiente unos jóvenes encontraron el primer ejemplar vivo de Carabela portuguesa en la zona de Puig de Ros, en Llucmajor. El 26 de mayo, fue cerrada la playa de Cala Major como precaución por la picadura de una carabela, y dos días después fueron hallados nuevos ejemplares en el Molinar, Can Pastilla y el Arenal, mientras que al día siguiente detectaban la presencia de este animal marino en Cala Llamp, en Andratx.

Asimismo, este verano las carabelas portuguesas también han llegado a la costa de Ibiza y Formentera, donde han sido retirados numerosos ejemplares.

La Carabela portuguesa no es una medusa. Aunque su aspecto es similar, su picadura es muy dolorosa. Ante una picadura, es conveniente avisar al 112 y seguir unos consejos que pasan por no tocarse la boca ni los ojos, lavar la zona con agua salada y retirar los filamentos con unas pinzas, entre otras medidas.