Este fin de semana habrá retrasos y cancelaciones por la huelga de controladores aéreos de Marsella. | Jaume Morey

4

Govern, aerolíneas, la patronal Aviba y el resto del sector turístico balear muestran su preocupación por los efectos negativos de las progresivas huelgas de controladores aéreos franceses, que están trastocando el normal desarrollo de la temporada en Balears desde principios de mayo.

El director general de Ports i Aeroports, Xavier Ramis, incide en el hecho de que «no es lógico que en Francia se puedan convocar huelgas sin previo aviso de cara al fin de semana, cuando en España se tienen que anunciar con diez días de antelación. Este sábado y domingo, por ejemplo, los controladores del Centro de Control de Marsella harán de nuevo huelga de forma imprevista».

Ramis, que mantiene contacto directo con el Ministerio de Fomento, pone en tela de juicio la decisión de la Comisión Europea de no iniciar acciones contras huelgas de los controladores franceses: «Una cosa es defender el derecho de huelga y otra, muy diferente no hacer lo mismo con el derecho de las personas a viajar sin problemas. El transporte aéreo es un sector estratégico y como tal debe ser contemplado en el seno de la Unión Europea porque afecta a millones de pasajeros».Ramis añade que el nivel de colaboración entre aeropuertos de Balears, Aviación Civil, aerolíneas y Aviba es absoluto por estar en juego el desarrollo de la temporada turística.

Las aerolíneas, a través de sus patronales, intentan presionar ante Bruselas para que el Gobierno francés ponga orden en sus centros de control aéreo.

Desde mayo, las compañías aéreas afectadas asumen los extra costes derivados de las cancelaciones, retrasos y el mayor consumo de combustible. El pasado fin de semana fueron cancelados 190 vuelos con origen y destino desde aeropuertos europeos a Son Sant Joan.