Imagen de un desahucio, que fue paralizado este mes de mayo en Son Gotleu. | M. À. Cañellas

19

La Oficina Antidesahucios atiende a unas 15 familias con problemas de vivienda cada semana. Una cifra elevada, que no ha disminuido con la mejora de la situación económica, según explica la directora de la Oficina, Margalida Cladera. No obstante, precisa que sí ha cambiado la modalidad de la problemática. De este modo, en el año 2015 los desahucios eran principalmente hipotecarios, pero ahora más de la mitad son de alquiler. En concreto, de los 264 expedientes que se han tramitado en lo que va de año el 55,3 % son de alquiler y el 22,34 % hipotecarios.

Fin del contrato

Cladera destaca que la mayoría de las personas acuden a la Oficina Antidesahucios porque les finaliza su contrato de alquiler y el propietario no quiere renovarlo o lo encarece y no pueden pagarlo. El año pasado, la mayoría estaban relacionados con impagos y si eran cantidades pequeñas, la Oficina les adelantaba el dinero para que pudiesen hacer frente a la de deuda.

La elevada demande de pisos que existe en Palma ha motivado que muchos propietarios opten por subir los alquileres. Aunque Cort ha prohibido el alquiler turístico en todos los plurifamiliares de la ciudad, Cladera ve difícil que baje el precio a corto plazo porque existe mucha demanda. Muchas de las personas que se encuentran con esta problemática son familias con hijos, que no están en riesgo de exclusión, pero que con sus salarios no pueden pagar los 900-1.000 euros que suele costar el alquiler.

La directora de la Oficina Antidesahucios reclama que los bancos cedan el uso de las viviendas que tienen vacías. En este punto, pone de manifiesto que también atienden a okupas de pisos de las entidades bancarias, a las que les piden que realicen un alquiler social, pero mayoritariamente se niegan; sí suelen aceptar retrasar los desahucios. Muchas de las personas que okupan los pisos de los bancos son víctimas de las mafias, que les alquilan estas viviendas; principalmente ocurre en Son Gotleu.

El edil de Urbanisme, José Hila, recuerda que han cedido cinco solares municipales al Ibavi para que construya 78 viviendas y destaca que tienen diferentes líneas de ayudas. «Tenemos claro que debemos potenciar una política de vivienda pública para aumentar las destinadas al alquiler social».