La delegada Maria Salom. | Joan Torres

51

La delegada del Gobierno, Maria Salom, salió este miércoles al paso del malestar generado por la suspensión del complemento de sueldo en concepto de carrera profesional tras un recurso ante los tribunales presentado por Delegación del Gobierno y que afecta a los funcionarios del Consell y de varios ayuntamientos.

«Que nadie vea motivaciones políticas en este recurso porque cometería un error», afirma Salom. «La realidad es que todos los acuerdos de los plenos municipales o del Consell son analizados por técnicos que pasan su informe a Abogacía del Estado. De ahí proviene el recurso, en el que yo no he intervenido desde una perspectiva política porque no era mi cometido», señala la delegada, que reconoce tensiones con representantes sindicales y es consciente de que se está organizando una manifestación de funcionarios para el próximo día 10. Salom explica que «el concepto de carrera profesional está reconocido, pero desde la perspectiva de analizar caso por caso, funcionario a funcionario, según méritos, cursos, titulaciones y logros semejantes realizados por cada servidor público».

La delegada dice que «no es asumible la subida cuando lo que se hace es elevar los sueldos de manera lineal, mirando sólo las diferentes categorías. No es que yo quiera o no quiera, es que eso es lo que dicta la normativa vigente», indica, abundando en que «en algún caso concreto se produjo un incremento cercana a los 900 euros mensuales. Son los técnicos del Estado los que se oponen, no yo».

Recuerda que «en algunos organismos, como la Sindicatura de Comptes no la han aplicado». Subraya que «los políticos debemos aceptar el criterio técnico. Si yo no lo hiciese, si hubiese ejercido de tapón para que no se presentase el recurso, habría podido incurrir en prevaricación». No esconde su malestar por la reacción de los dirigentes del Consell, culpándola del recurso.

Noticias relacionadas