En Palma hay cerca de 100.000 perros, unos 20.000 de ellos no censados. | Teresa Ayuga

92

Cort trabaja en una nueva ordenanza para la protección, tenencia y bienestar animal y convivencia en la sociedad urbana. La ordenanza actualizará la que está en vigor, que es de 2004, y se espera que pueda probarse definitivamente para finales de año.

Desde 2004, reconoce Josep María Rigo, coordinador general de Ecologia, Agricultura i Benestar Animal, «ha cambiado mucho de la sensibilidad en relación a los animales. Ahora los animales tienen más derechos y la demanda de servicios municipales también ha aumentado esta sensibilidad».

Uno de los aspectos más importantes son las novedades en el régimen sancionador, ya que se tipifican algunos comportamientos y se incrementa la gravedad de la sanciones. Así, por ejemplo, se incrementa la cuantía de la sanciones leves, que antes iban de los 60 los 300 euros y la nueva ordenanza fijará de los 300 a los 750 euros. Lo mismo pasa con la sanciones graves, donde se incluye el maltrato, el abandono o no recoger los excrementos del perro. Si hasta ahora se sancionan con multas de entre 300 y 1.500 euros, ahora la cuantía mínima de la sanción será de 750 euros y se mantiene el límite superior en 1500 euros. En Palma existen actualmente entre 75.000 y 80.000 perros censados y alrededor de 20.000 no censados.

El nuevo texto también incluye novedades en relación a los gatos y, por ejemplo, establecerá que todos aquellos felinos que viven en viviendas particulares pero que hacen vida en la calle deberán estar esterilizados, como también lo estarán todos aquellos gatos que salgan de Son Reus. La mejora de la esterilización, resalta Rigo, «es un aspecto importante para controlar la colonia felina de la ciudad». También, desde Cort se está a la espera del decreto de identificación de gatos que está elaborando el Govern balear y que obligará a que los felinos también sean identificados como los perros.

En cuanto a los animales exóticos, la ordenanza explicitará las condiciones en que se deben tener estos animales y también prohibirá, como ya lo hace el actual ordenanza, la tenencia de animales feroces en las viviendas. Otro aspecto que se regulará son actividades que han nacido los últimos tiempos, como guarderías para perros, peluquerías para perros o cementerios, y se especificará cómo deben ser estas actividades.

Limita el tiempo que se puede dejar solo al animal o el número de animales por vivienda

La ordenanza limita a 48 horas consecutivas el tiempo que se podrá dejar a un perro o un gato solo en una vivienda, balcón o terraza, mientras que el texto actual no pone un límite. También está previsto limitar el número de animales que se podrá tener por vivienda, un aspecto que ahora tampoco está regulado, «ya que tener muchos animales en una sola vivienda genera a veces problemas de convivencia o ruidos».

Se baraja fijar ese límite entre los tres y cinco animales, «pero siempre podrá haber excepciones si la persona demuestra que puede tenerlos en buenas condiciones», matiza el responsable municipal. El borrador de la nueva ordenanza ha nacido a partir del proceso participativo de los ciudadanos y de reuniones con entidades de defensa de los animales.