Gráfico del proyecto de la vía conectora. | sviedma

El Consell de Mallorca dio ayer el visto bueno al tramo más polémico de la vía conectora, que enlaza la autopista de Llevant con la zona de Fan Mallorca y Mercapalma, con la única abstención de Podemos y el voto favorable de PSIB, Més, PI, PP y Ciudadanos. La consellera de Territori, Mercedes Garrido, explicó que el visto bueno de la comisión informativa se refiere al trazado de la obra, pero no al proyecto de construcción, que deberá aprobarse muy probablemente en la próxima legislatura.

Tras la aprobación inicial de ayer se abre el plazo de presentación de alegaciones, por lo que Garrido no descartó que se incorporen modificaciones siempre que sean posibles desde el punto de vista técnico.

Algo parecido explicó el portavoz de Més en el Consell, Pere Fuster, quien incidió en que se trata de la aprobación inicial. Aseguró que su partido defenderá todas las aportaciones que impliquen una reducción el impacto del proyecto. Fuster explicó que el voto a favor permite inicial la tramitación, pero no es una carta blanca al proyecto. En cualquier caso, sí opinó que es preciso mejorar los accesos porque en esa zona hay un grave problema de movilidad.

La portavoz de Podemos en el Consell, Aurora Ribot, aseguró que su grupo se había abstenido porque es imprescindible introducir mejoras para el carril bici y para permitir el paso del tranvía por la zona si en un futuro se proyecta esta infraestructura. «Es verdad que hay un problema de movilidad, pero esperamos llegar a un consenso», dijo.

Problemas políticos

El portavoz del PP en el Consell criticó que este proyecto llegue con tres años de retraso por culpa de los problemas políticos del Pacte y denunció la abstención de Podemos, algo que pone de manifiesto el «desequilibrio» del Pacte. También pidió al Consell «responsabilidad» para aprobar un proyecto que dé una solución definitiva a los problemas de tráfico en la zona y que no se conforme con aprobar un proyecto «de mínimos».

La propuesta que se aprobó ayer implica la construcción de tres nuevos puentes sobre la actual autopista y la demolición de los dos que ya existen en la actualidad en la zona, y que ya han agotado su vida útil, según los técnicos. El actual puente que conecta el Coll d’en Rabassa con la zona de Fan Mallorca se derriba y se desplaza unos metros en dirección al aeropuerto para evitar la demolición de varias viviendas. En la zona de Fan, Mercapalma y la EMT se construyen tres nueva rotondas para redistribuir el tráfico y se hace un nuevo acceso directo a Fan desde la autopista en dirección a Palma.

La propuesta de Cort

El Ajuntament de Palma ha presentado una propuesta alternativa, cuestionada sin matices por los técnicos de la institución insular. La propuesta supone la construcción de una gran rotonda elevada que suple a las tres que proyecta el Consell. La institución insular asegura que esta propuesta es inviable desde el punto de vista técnico ya que provocará más problemas en la zona. En cualquier caso, Garrido aseguró que se estudiarán todas las propuestas cuando se presente el proyecto de construcción.