Todas las aerolíneas españolas y las de bajo coste europeas han entrado en una guerra de precios para conseguir captar la mayor cuota de mercado para el próximo verano en Mallorca, que es la isla más demandada en el mercado español. | Redacción Local

12

Las compañías aéreas españolas y las aerolíneas de bajo coste (low cost) extranjeras que operan en España, caso de Ryanair, Norwegian y EasyJet, tienen previsto incrementar hasta un 10 % el número de sus vuelos a Mallorca por la gran demanda que hay en el mercado turístico español, según indican mayoristas y el gestor de la navegación aérea en España Enaire.

En la pasada feria de Fitur, los representantes de Soltour, Travelplan y del grupo Barceló ya anunciaron que las previsiones de este mercado para la temporada de verano eran óptimas y que se iban a incrementar las peticiones de ‘slots’ (movimiento de aviones en franja horaria).

Con el paso de las semanas y ante el inicio de la programación de verano, que comienza a finales de este mes, las aerolíneas españolas Vueling, Iberia y Air Europa, Air Nostrum o Volotea han entrado en plena batalla de precios con todo tipo de ofertas.

Desestacionalización

Otro fenómeno que han constatado mayoristas y aerolíneas es que Mallorca «ha logrado desestacionalizar el turismo español, que hasta no hace muchos años se centraba en los meses punta del verano. Ahora, con las ofertas y la puesta en marcha de productos turísticos, así como que los hoteles abran ya entre ocho y nueve meses al año, la llegada de turistas españoles a la Isla es progresiva a lo largo de los doce meses».

La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Maria Frontera, ya incidió en Fitur en esta cuestión, afirmando que «la gran noticia es que se ha logrado desestacionalizar al tercer mercado turístico emisor hacia la Isla».

Durante el ejercicio de 2017 pasaron por el aeropuerto de Son Sant Joan 6.386.045 millones de pasajeros españoles, entre llegadas y salidas, lo que en el cómputo estadístico supone 3,1 millones reales de turistas. La previsión para 2018 es que la cifra supere los 3,6 millones y que se logre alcanzar los registros anteriores al inicio de la crisis económica en España.