La hermana del rapero, Magdalena Socias, leyó el manifiesto en Sineu, donde se concentraron unas 300 personas. | M.À. Borrás

152

Libertad de expresión’ ha sido la frase más coreada este sábado en la veintena de municipios de Mallorca que acogieron concentraciones de apoyo al rapero de sa Pobla Josep Miquel Arenas ‘Valtonyc’, condenado a tres años y medio de cárcel por la Audiencia Nacional por incluir en sus canciones amenazas, injurias a la Corona y apología del terrorismo, en sentencia confirmada por el Supremo.

En casi todas las plazas donde se celebraron actos a favor de Valtonyc -la mayoría a las 19:00 horas- se leyó el manifiesto elaborado por el Grup de Suport y Alerta Solidària, que concluye: «Somos muchas las personas que no nos rendimos y seguimos expresando nuestra rabia y saliendo a la calle. No nos queda otro remedio que plantar cara y seguir luchando, con la movilización social y la solidaridad como nuestras mejores armas».

Gente de todas las edades acudió a las diferentes concentraciones, si bien la de Sineu -que centralizó la de los municipios de la comarca del Pla y congregó a unas 300 personas- fue una de las más emotivas ya que la hermana del rapero, Magdalena Socias, leyó el manifiesto en medio de un gran aplauso. Agradeció las muestras de apoyo y recordó que el jueves se llevará a cabo otro acto en Sineu y una cena popular para recaudar dinero para la caja de resistencia.

Manacor

La plaza del Convent de Manacor también acogió una concentración de unas 300 personas. Igual que en Sineu, se pusieron a la venda camisetas para recaudar fondos para sufragar la defensa judicial del rapero, con el lema Les paraules volen soles, no es poden tancar dins una gàbia. Los cuerpos de seguridad vigilaron con cierta distancia el acto. A la misma hora, otras 300 personas se concentraban en la plaza de Cort de Palma al son de una ‘batukada’, cuyos miembros de taparon la boca con cinta blanca en forma de cruz como rechazo a la condena a Valtonyc.

Un amigo del rapero, Xavier Rosselló, fue el encargado del parlamento durante el acto de Binissalem. Habló con dureza del sistema judicial y aseguró: «Con Josep Miquel Arenas en prisión el mundo será más triste y oscuro» y se preguntó «¿en qué prisión encerrarán las ideas?».