Aligi Molina y Nina Parrón presentaron la denuncia ante Fiscalía en julio de 2016. | M. À. Cañellas

62

El titular del juzgado de Instrucción 8 de Palma ha impuesto una fianza civil de 30.000 euros a la directora de igualdad del Consell Insular, Nina Parrón. En un auto, el instructor abre juicio oral contra ella por posibles delitos de injurias y calumnias con publicidad contra el presidente de la asociación de Padres Separados, Jorge Skibinsky. En una comparecencia pública, la dirigente feminista había acusado al querellante de hacer apología de la violencia machista.

Noticias relacionadas

El magistrado apreció indicios de delito en las manifestaciones públicas de Parrón y archivó hace unas semanas la causa contra el concejal de Cort, Aligi Molina. Además, rechazó el recurso de la defensa de la directora general contra el auto que iniciaba los trámites para juicio. Skibinisky, representado en la causa por el letrado Carlos Barceló, reclama sendas condenas de multa contra Parrón por delitos de calumnias y de injurias con publicidad. En total pide una pena de 25.680 euros y una indemnización de 40.000 euros por perjuicios y daños morales.

Los hechos arrancan con la publicación por parte de Skibinsky de una carta al director en Ultima Hora. Con el título «no es una agresión machista», Skibinsky condenaba el intento de asesinato de una mujer en Alcúdia pero sostenía que era un «crimen pasional», pero no una agresión machista. A raíz de esa carta, Parrón y otros cargos públicos presentaron una denuncia ante la Fiscalía contra el presidente de la asociación de padres separados. En ella pedían que se le investigase por incitación al odio, y consideraban que la carta suponía una vejación y humillación a las víctimas. La Fiscalía archivó el caso al no apreciar indicios de delito. El escrito de acusación señala que esa denuncia fue hecha pública y que, ante las puertas de Fiscalía, Parrón hizo unas declaraciones. En ellas decía que Skibinsky había justificado la agresión a una mujer herida grave y que «estaba realizando apología de la violencia». «También manifestó que mi patrocinado había dicho: ‘no ha habido un crimen machista, este hombre la quería muchísimo a su mujer y por eso compró gasolina, la roció y la quemó’». Parrón también manifestó: «Lo que ha hecho el señor Skibinsky es un delito, y si no lo es, tendría que serlo».