Las obras de las torres más cercanas a las casas están paralizadas, confirmó el Ajuntament. | Redacción Local

El Ajuntament deberá pagar 1.098.000 euros por modificar el proyecto de las torres de alta tensión de Son Puig para suprimir la torre 14 (la más cercana a las viviendas) y desplazar la 13 hacia el camino del cementerio, alejándola de las casas, lo que supondrá incrementar el tramo soterrado en 310 metros.

El concejal d’Urbanisme, José Hila, informó este martes de que ya cuentan con la comunicación oficial por parte de Red Eléctrica de que se acepta la petición del Consistorio para los mencionados cambios. «Se ha conseguido lo que los vecinos querían, que consideramos que era una petición justa», declaró el regidor.

Hila explicó que se buscará financiación para abonar este sobrecoste, y que saldrá probablemente de los fondos «del impuesto turístico o de la Ley de Capitalidad», pero en ningún caso del presupuesto ordinario del Ajuntament.

Este era el plan B del Consistorio, «y esto ya lo tenemos seguro», dijo Hila, pero ni Cort ni el Consell renuncian al plan A, que era el cambio total de trazado de todas las torres, que atraviesan una zona de la Serra de Tramuntana declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En este caso, las negociaciones que se han iniciado de forma paralela, capitaneadas por el Consell, con la Secretaría de Estado de Cultura van por buen camino. Por lo pronto, avanzó Hila, «el Ministerio de Cultura ya ha comunicado a Red Eléctrica que está evaluando cómo afecta a la declaración de Patrimonio de la Humanidad este tendido eléctrico».