5

La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Eivissa ha dictado una sentencia en la que condena a Matthias Paul Hernz Kühn y a Guido Hecker como responsables de un delito contra la Ordenación del Territorio por las obras realizadas en el islote de Tagomago.

La juez les absuelve del delito contar el medioambiente, pero les impone una pena de 6 meses de prisión para cada uno de ellos, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de duración de la condena, inhabilitación especial por el tiempo de 2 años para la profesión u oficio de promotor y constructor respectivamente, 18 meses multa, a cada uno de ellos con cuota diaria de 10 euros más el pago de las costas causadas.

La sentencia apunta que «las obras se realizaron sin autorización; el silencio administrativo que según los acusados amparaba la realización de las obras ante la no contestación del Ayuntamiento de Santa Eulalia, a la solicitud de licencia de obra menor no podía suplir el informe que la Conselleria de Meido Ambiente según el artículo 39.1 de la denominada LECO (Ley para la conservación de los espacios de relevancia ambiental) debería emitir».

La resolución no es firme y contra la misma cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.