Simulación de la reforma del tramo del Passeig Marítim. En la foto de detalle su estado actual. | Redacción Local

75

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, rechaza que el futuro bulevar del Passeig Marítim vaya a colapsar la ciudad y a generar un caos circulatorio, como ha augurado la consellera insular de Territori, Mercedes Garrido.

Noguera no quiere polemizar con Garrido, pero sí realiza algunas consideraciones para dejar clara la viabilidad del proyecto que Cort y Autoritat Portuaria tienen para el Passeig Marítim. En este sentido, sostiene que «es más necesario que nunca para la salud de nuestra ciudad y para nuestro planeta la pacificación y humanización del Passeig Marítim; que pase de ser una infraestructura gris a una verde». No obstante, reconoce que «evidentemente el trabajo de los técnicos contempla solo un primer tramo en la parte de Ponent porque, precisamente, tiene en cuenta la movilidad y la sustitución de los párkings».

Noticias relacionadas

Noguera argumenta que los expertos en planificación urbanística y de movilidad «coinciden siempre en la necesidad de pacificar el Passeig Marítim, una vez que ha entrado en funcionamiento la vía de cintura». Además, celebra que «por primera ves en la historia de nuestra Ciudad Cort y Autoritat Portuaria trabajan de la mano para desarrollar de forma integrada la planificación del puerto y la ciudad del futuro». Añade que este proyecto genera un consenso muy importante en la sociedad civil.

El primer edil pone de manifiesto que la contaminación derivada de la movilidad en coche representa el 25 % de las emisiones causantes del cambio climático en Palma. «La ciudad ya ha comenzado a trabajar, sobre todo con los dos últimos gobiernos de izquierda, por la movilidad sostenible para evitar los efectos negativos que tiene para la salud de nuestra ciudadanía y el cambio climático», declara.