3

El Ayuntamiento de Palma ha solicitado formalmente a Red Eléctrica un cambio en el proyecto del trazado de la línea eléctrica que pasa junto a la urbanización de Son Puig, criticada con severidad por los vecinos y cuyo coste, entre 800.000 euros y un millón de euros, podría asumir el consistorio.

Se trata de una «buena solución para minimizar» el impacto de este proyecto eléctrico, una modificación que soterraría el trazado unos 280 metros, eliminaría una de las torres de alta tensión, la número 14, y alejaría otras de Son Puig, según ha explicado hoy en rueda de prensa el alcalde de Ciutat, Antoni Noguera.

La propuesta de los técnicos de Urbanismo del consistorio incluye el soterramiento de parte del trazado, lo que no «parece un reto técnico muy grande», ha señalado el alcalde, que ha dicho que los vecinos están de acuerdo en esta solución.

De hecho, un representante vecinal de Son Puig, David Fiol, ha agradecido hoy al gobierno municipal su implicación para solucionar este problema y que se haya adoptado la «opción más viable» para hacer compatible el trazado eléctrico y su alejamiento del área urbana.

Noguera ha explicado que el gobierno municipal de Cort, «sin buscar culpables porque se trata de un problema heredado, ha tratado de buscar soluciones» para este asunto.

Sobre quién pagará el coste de esta modificación que antes deberá ser aceptada por Red Eléctrica, Cort buscará financiación en otras instituciones, si bien Noguera ha dejado claro que «no habrá problema» para reunir la referida cantidad.

Noguera ha dicho que el gobierno «no podía mirar hacia otro lado» y que durante esta legislatura el ayuntamiento se ha «puesto al día» para evitar «desastres ambientales» que se podrían haber producido en la ciudad, como la construcción de un nuevo complejo comercial en la zona de Ses Fontanellas o levantar una torre de alta tensión -la 14- junto a Son Puig.

Esta petición a Red Eléctrica tiene lugar después de que el ayuntamiento y el Consell de Mallorca hayan solicitado conjunta y formalmente a principio de mes al Gobierno central que modifique el trazado de esta línea eléctrica de alta tensión.

El concejal de Urbanismo de la capital balear, José Hila, y la consellera de Territorio, Mercedes Garrido, comparecieron hace unas semanas para denunciar que el tendido proyectado por Red Eléctrica afecta a la declaración de la Serra de Tramuntana como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Según mantuvieron, la línea de alta tensión de Son Puig se encuentra en la «zona de amortiguación» contemplada en la declaración internacional de protección de la Tramuntana.

Las dos instituciones han enviado una carta conjunta exponiendo esta amenaza al secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, a quien le han solicitado una reunión urgente.

Garrido detalló que cuando comenzaron los trámites para la instalación del tendido de alta tensión en la zona aún no se había aprobado la declaración de la Unesco, por tanto, no se llevaron a cabo informes que ahora sí serían necesarios. EFE