Pilar Carbonell y Biel Barceló, en una imagen de archivo. | M. À. Cañellas

48

Pilar Carbonell ha dimitido como directora general de Turismo del Govern tras su imputación en el caso Cursach y será sustituida en el cargo por Antoni Sansó, hasta ahora asesor de la Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo.

Según ha informado el Govern en un comunicado, el vicepresidente y titular del departamento de Turismo, Biel Barceló, ha aceptado tras la imputación la dimisión que le había ofrecido Carbonell tras hacerse público que la policía la consideraba sospechosa de haber favorecido al empresario del ocio nocturno Tolo Cursach.

El juez de instrucción 12 de Palma, Manuel Penalva, ha citado este jueves a la ya exdirectora general de Turismo a declarar el próximo 29 de noviembre como investigada en la causa por presunta corrupción en torno a los negocios de Cursach, en la que están imputados funcionarios y policías locales de Palma y Calviá.

Barceló «ha defendido el trabajo hecho por Pilar Carbonell y ha explicado que confía plenamente en que la investigación judicial en que está implicada concluirá que no ha cometido ningún delito en el ejercicio de su cargo».

Noticias relacionadas

El pasado 10 de octubre el vicepresidente también «admitió la dimisión» de otro de los máximos responsables de su departamento, el entonces director de la Agencia de Turismo de Baleares, Pere Muñoz, imputado en otra causa de presunta corrupción, conocido como caso Contratos.

En este proceso, impulsado por la Fiscalía Anticorrupción, se investigan contratos adjudicados por varios departamentos del Govern balear gestionados por MÉS al exjefe de campaña del partido Jaume Garau.

En el caso Cursach, que tiene varias piezas separadas y suma numerosos imputados, la directora general dimitida está señalada por haber intercedido, presuntamente, para facilitar trámites a empresas del magnate del ocio Cursach a través del director general de su grupo, Bartolomé Sbert.

Tanto Cursach como Sbert están en prisión preventiva imputados por numerosos delitos como supuestos líderes de una trama corrupta en la que estarían involucrados políticos como el exconseller de Interior del PP José María Rodríguez y el exconcejal popular de Palma Álvaro Gijón, funcionarios y policías locales de la capital balear y de Calvià.