El World Trade Center, con sus congresos, y el puerto de Barcelona, dos sectores afectados por la crisis catalana. | Efe

21

La crisis catalana está teniendo otro efecto económico negativo más, al margen del traslado de sedes de empresas fuera de Cataluñaa, como es el impacto que sectores vitales para la economía de Barcelona están registrando en las últimas semanas, caso de los congresos y convenciones y el turismo de cruceros. Organizadores de eventos MICE (Meetings, Incentives, Conferences, and Events) anuncian la cancelación de congresos en Barcelona y el desvío a otros lugares, en el que Palma va a ocupar un papel primordial.

El director general del Palacio de Congresos de Palma, Ramón Vidal, señalaba este jueves al respecto: «Los intermediarios que organizan eventos MICE nos han pedido disponibilidad para 2018. Empezarán a llegar peticiones, pero no es una buena noticia, porque la imagen de España está en entredicho y esto tiene un efecto demoledor entre las empresas que quieren organizar un congreso. Sabemos que ya se han anulado congresos en Barcelona y que están siendo desviados a Lisboa, Berlín y Fráncfort. Nosotros empezaremos a recibir peticiones».
El turismo de cruceros también se está viendo perjudicado por el posible deterioro de la seguridad en el puerto de Barcelona y en los principales enclaves turísticos de la Ciudad Condal.

Agencias de viajes de Balears y de la Península están recibiendo peticiones de clientes que tenían reservados cruceros con escala en Barcelona para que se desvíen a otros puertos. «Es cierto que está pasando esto, principalmente los clientes son familias que en el Puente de la Constitución tenían reservados cruceros por el Mediterráneo y con escala en Barcelona», apuntaban ayer desde varias agencias de viajes. Desde la patronal balear APEAM apuntaban: «Variar la logística de un crucero es complicada, pero cada naviera toma sus decisiones por la seguridad de sus pasajeros».

El aeropuerto de El Prat es otro punto vital de la economía catalana que está viéndose afectado por la actual coyuntura. Aerolíneas de bajo coste (low cost) europeas están tomando decisiones estratégicas que afectarán a la conectividad aérea de Barcelona con otros aeropuertos. La aerolínea escandinava Norwegian ha anunciado la suspensión de vuelos de Barcelona a Bilbao y Palma, lo que denota que ha iniciado el desmantelamiento de su base en El Prat.