Esta iniciativa analiza 250 genotipos de tomate que incluyen variedades locales europeas, variedades comerciales, híbridos y especies silvestres, con especial interés en la mallorquina 'tomàtiga de ramellet'. | UIB

3

En una finca agrícola experimental de Ariany se han sembrado 5.000 tomateras de 250 variedades de todo el mundo con un objetivo: mejorar su resiliencia al estrés hídrico y de nutrientes con el fin de hallar nuevas variedades de tomates que requieran menos agua y nutrientes, o tengan unas propiedades de calidad mejoradas.

El proyecto a cargo del grupo de investigación en Biología de las Plantas en Condiciones Mediterráneas de la Universitat de les Illes Balears (PLANTMED) y la empresa Agroilla también pretende dar valor a las variedades locales de tomate de toda Europa, entre las que se encuentra la popular tomàtiga de ramellet, así como maximizar el uso del agua en el contexto de cambio climático en el que este bien escaso es de cada vez más valioso.

Los investigadores ensayan con 250 genotipos de tomate que incluyen variedades locales europeas, variedades comerciales, híbridos y especies silvestres, y se someten a diversas dosis de nutrientes y de agua y a una estricta vigilancia que incluye medidas a distancia con aparatos tipo dron.

Estos han fijado especialmente su mirada en la tomàtiga de ramellet, uno de los cultivos más representativos y emblemáticos de Baleares que, a diferencia de otras variedades madura y se conserva de manera natural de un año para otro sin perder sus propiedades organolépticas.

También resiste mejor la sequía, y permite su característico cultivo a «la seca», aspecto que está fuertemente relacionado con la durabilidad del fruto y que dota al producto de un gran interés desde el punto de vista agronómico.

Esta iniciativa se ampara en el proyecto Tomres, financiado por la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020.

Además de los investigadores de la UIB participan en el estudio otras 24 entidades, entre las que se encuentran doce universidades e instituciones de investigación de toda Europa, a más de empresas agrícolas, de servicios tecnológicos para la agricultura y consultoras.