Varios de los familiares que esperan en el hospital. | Alejandro Sepúlveda

28

La familia de etnia gitana que lleva desde el pasado viernes acampada junto a la zona de Urgencias y Radiología de Son Espases está esperando los resultados de unas pruebas que le están haciendo a una joven de 26 años ingresada en el hospital de referencia.

Así lo explicó este martes a Ultima Hora el padre de la paciente, acompañado por varios de sus hermanos y otros familiares. Visiblemente emocionado, el hombre sólo repetía «estamos a la espera de los resultados», mientras declinaba hacer declaraciones, si bien reconoció que espera que lo que tiene su hija no sea nada grave.

Un tío de la joven –el padre tiene ocho hermanos– comentó que son una familia numerosa y muy unida y que lo que hacen es permanecer cerca de la enferma como muestra de apoyo y cariño.

«Lo normal es estar junto a un familiar cuando está enfermo. No es una cuestión de ser gitanos o no serlo; la mayoría de la gente quiere estar junto a sus familiares enfermos», comentaba uno de los parientes de la paciente ingresada en el hospital, mientras que otro insistía en que son una familia muy unida.

Noticias relacionadas

Este martes a mediodía no había ningún colchón instalado en las inmediaciones del hospital, aunque sí se veían algunos en las bacas de los coches. Unas 25 personas, de distintas edades, hablaban en varios corrillos mientras esperaban noticias de la enferma.

Críticas

La Asamblea de Treballadors i Usuaris del Hospital Son Espases (ATUHSE), que el lunes criticaba a través de las redes sociales la acampada, se quiso desmarcar este martes de la polémica creada en torno a la noticia, que ha provocado muchos comentarios racistas. La entidad dejó claro que «pensamos que en unos lugares públicos como las urgencias, los pasillos y las salas de espera de un hospital como Son Espases lo que se desea es que el comportamiento sea respetuoso de y para todas las personas que acuden al hospital» y puntualizó que «una acampada no respeta a los que no la hacen. Cuando se tiene a un familiar enfermo durante días no se debe dormir en los coches o en el suelo a 20 metros de la puerta de urgencias».

Según ATUHSE en abril ya se produjeron unos hechos similares en la sala de espera de la UCI donde acampó otra familia que tenía ingresado a un enfermo. La asociación pide a la gerencia que actúe.