Varias personas de distintas edades duermen en colchonetas fuera de Son Espases. | Alejandro Sepúlveda

84

Una familia de etnia gitana lleva más de tres días acampada en los accesos a las Urgencias de Son Espases con colchonetas, sábanas, comida y todo lo necesario para pasar varios días apoyando a un familiar que permanece ingresado en el hospital.

Para un gitano enfermo es difícil pasar desapercibido en un hospital porque junto a él quieren estar hijos, nietos, hermanos, primos, tíos, sobrinos y un gran número de familiares. Si no pueden estar en la habitación junto al enfermo, se instalan en la sala de espera o en la puerta del centro hospitalario como han hecho en Son Espases.

De hecho, esta familia gitana ya lleva desde el pasado viernes instalada en el hospital. Así lo ha denunciado la Assemblea de Treballadors i Usuaris del Hospital Son Espases (ATUHSE) a través de las redes sociales.

El origen del comportamiento de esta familia está ligado a la percepción cultural que tienen los gitanos sobre la enfermedad, puesto que ellos la consideran como un paso previo a la muerte y por ello se instalan lo más cerca posible de la persona enferma.

Quejas

Desde ATUHSE denuncian que hay personas acampadas en el hospital «que prefieren estar aquí que irse a su casa a esperar la evolución del estado clínico» del paciente y denuncian que «hasta han cogido colchonetas de las camillas de urgencia».

Desde la asociación afirman que «a trabajadores y a usuarios nos parece que esto es una degradación de la imagen del hospital».

El director gerente de Son Espases, Josep Pomar, afirmó este lunes que en principio no harán nada para desalojar a esta familia, aunque puntualizó que «se les ha pedido que devuelvan las colchonetas y sábanas que habían cogido del área de urgencias, y las han devuelto. También les hemos pedido que guarden la compostura y que no molesten a los pacientes».