Los asistentes pudieron elegir entre una gran variedad de ‘llonguets’, con rellenos que iban de la tradicional sobrasada al ‘frit’ mallorquín. | Amalia Estabén

3

El panet llonguet fue indiscutible protagonista de la III Fira del Llonguet celebrada este domingo en el núcleo palmesano de es Pil.larí. A pesar del cielo gris y nubes amenazantes de lluvia, los asistentes se contaron por miles. En la organización estuvo el equipo de vecinos voluntarios, que preside Pedro Andrés Medina, además de Pep Magraner, presidente de la Associació de Forners i Pastissers de Mallorca.

A partir de las diez de la mañana se fue notando la llegada de la gente, que encontró en la calle principal, de Muntanya, los stands de distintos artesanos, embutidos, y los cuatro cedidos gentilmente por la AA.VV. de es Pil.larí a cuatro ONG. En la calle Josep Tomás de Rentería se situaron las 16 pastelerías y hornos participantes, que vendieron bocadillos de llonguet de relleno tradicional y otros con novedosas especialidades, como la del llonguet vegetariano del agroturismo son Caulelles.

Los premios

El primer premio del concurso de bocadillos de llonguet fue para el Forn i Pastissería Terrassa, relleno de porsella con brots tendres y cebolla caramelizada. El segundo para Pastelería Pomar, y el tercero para Forn La Vida Dolça. Entre todos los hornos participantes vendieron 19.600 llonguets. Los premios Tià Llonguet del año recayeron en la profesora de la UIB Alicia Sintes, y el forner Gabriel Sorell, además de distinciones para Matías Noguera, Pep Magraner, Sebastià Frau y el alcalde de Palma, José Hila.