La Infanta, durante la primera sesión del juicio, en la que se planteó la aplicación de la ‘doctrina Botín’. | Efe

20

La Fiscalía pedirá al Supremo que se examine si la Infanta debió sentarse en el banquillo sólo con la acusación de Manos Limpias.

La Audiencia Provincial decidió al inicio del juicio del ‘caso Nóos’ que no cabía aplicar la denominada doctrina Botín a la hermana del Rey en contra del criterio del ministerio público y de la jurisprudencia del Supremo.

Las magistradas basaron buena parte de su decisión en votos particulares de magistrados del alto tribunal y así llevaron a que Cristina de Borbón estuviera sentada en el banquillo durante las sesiones en lugar de la absolución por la vía rápida que buscaba su defensa.

Noticias relacionadas

Ahora, esta decisión será uno de los motivos que se plantearán al Supremo. Según fuentes de Fiscalía, el problema estriba en que existe una alta probabilidad de que los magistrados del Supremo rechacen ese motivo de casación ya que no tendría consecuencias prácticas tras la absolución de la Infanta.