Xelo Huertas, este lunes durante la reunión de la Junta de Portavoces. | T. Ayuga

4

La titular del juzgado de primera instancia 14 de Palma ha convocado para el 9 de febrero a los representantes de Xelo Huertas y Podemos para estudiar la solicitud de la presidenta del Parlament de que se suspenda de forma cautelar su expulsión del partido y del grupo parlamentario.

La jueza Irene Partida ha admitido a trámite la demanda civil planteada por Huertas contra su antiguo partido por vulneración de sus derechos en el proceso por supuesta vulneración del código ético de Podemos que concluyó con su expulsión de la organización y del grupo parlamentario, lo que podría acarrear su cese como presidenta de la cámara legislativa.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), la jueza ha fijado el 9 de febrero como fecha de la vista en la que dilucidará si mientras tramita la denuncia de Huertas deja en suspenso la sanción que le impuso Podemos, lo que supondría también la paralización del proceso para que deje de ser presidenta del Parlament en virtud de la norma reglamentaria que prevé el cese de cualquier miembro de la Mesa expulsado de su grupo.

Huertas presentó un escrito para que la Mesa del Parlament, órgano de gobierno de la cámara, dejase en suspenso cualquier medida respecto a su destitución hasta que la justicia adoptase alguna decisión sobre las medidas cautelares que ha solicitado.

Al margen de estas medidas cautelares, el proceso judicial proseguirá por la vía civil una vez la jueza Partida ha admitido a trámite la denuncia de la presidenta del Parlament.

La Mesa no ha estudiado aún la solicitud de Huertas porque la reunión que celebró la semana pasada quedó inconclusa al marcharse los dos representantes del PP y la propia Huertas, que alegó indefensión.

Este lunes aborda la crisis institucional la Junta de Portavoces del Parlament, mientras que el miércoles está convocada una nueva reunión de la Mesa.