El trabajo de la universidad concluye que el tributo podría conllevar también un aumento de los precios. | Gemma Andreu

32

Un estudio de la Universitat de les Illes Balears (UIB) estima que el impuesto sobre turismo sostenible aprobado por el Govern podría llegar a restar más de 800.000 estancias turísticas al año en Balears.

Los investigadores Jaume Rossell y Andreu Sans, del departamento de Economía Aplicada de la universidad balear, han llevado a cabo una estimación de cuál podría ser el impacto que el tributo tendría sobre las estancias turísticas.

Así, concluyen que la aplicación de la tasa podría reducir las noches en establecimientos vacacionales entre el 0,4 y el 0,8 por ciento. Ello se traduciría en una pérdida anual de entre 405.593 y 811.187 estancias turísticas.

Hasta el momento, la repercusión real de este impuesto no se había podido evaluar.

El trabajo toma el número de estancias turísticas como referencia de la demanda turística; esto es el número de turistas multiplicado por la estancia media, de modo que el efecto estimado de la aplicación del impuesto se calcula sobre este dato global.

Otra de las conclusiones remarca que el impuesto turístico provocará un aumento de los precios del 1,25 por ciento.