Los centros docentes tratan de fomentar la autonomía de los niños con problemas. | R.L.

Balears tiene 2.523 alumnos con necesidades educativas especiales (NEE). Se entienden las mismas como las asociadas a dificultades parar llevar a cabo actividades cotidianas con autonomía personal, realizar desplazamientos y otras necesidades asistenciales y de supervisión.

Los alumnos con NEE se distribuyen de la siguiente manera: 1.972 en Mallorca, 271 en Eivissa, 259 en Menorca y 21 en Formentera. Para atender adecuadamente a estos alumnos, los centros docentes cuentan con la figura del auxiliar técnico educativo (ATE).

Los ATE ayudan al tutor en la atención a los alumnos con NEE, que pueden tener relación con una discapacidad, una enfermedad crónica, una movilidad reducida, retrasos madurativos o trastornos autistas graves. Se trata de fomentar su autonomía en la medida de lo posible.

En Balears hay 333 ATE: 273 en la enseñanza pública y 69 en la concertada. Los ATE llevan a cabo tareas auxiliares o de asistencia referidas a la vida diaria en el centro: higiene personal, vestirse, alimentación o desplazamientos, entre otras, siempre relacionadas con los hábitos de autonomía personal y que no sean de carácter sanitario.

El 86 % de los alumnos con necesidades educativas especiales de Balears desarrollan su actividad escolar en aulas ordinarias, en plena integración con el resto de alumnos, cuando la media estatal es del 80 %.