Francina Armengol, durante su discurso. | Jaume Morey

10

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha comenzado este martes el Debate sobre el Estado de la Comunidad afirmando que ha sido un año «eminentemente social».

Armengol ha asegurado que durante la actual legislatura su Ejecutivo ha «situado las prioridades sociales en la agenda política» y que esta priorización de los presupuestos «permite garantizar más justicia social y más igualdad de oportunidades» para los ciudadanos de las Islas.

La presidenta ha remarcado el «cambio» llevado a cabo en la forma de hacer política y ha hecho hincapié en que «ahora el Govern dialoga con todo el mundo, también con la oposición».

Así, ha declarado que se han cambiado las formas de hacer política «primero porque creemos y, segundo, porque un pacto obliga al diálogo» y ha apuntado, por otro lado, que el próximo 3 de octubre tendrá lugar la tercera Conferencia de Presidentes de esta legislatura.

Acuerdos

Armengol ha asegurado que el Govern sigue el «camino» marcado en los denominados 'Acords pel canvi'. «Avanzamos desde la estabilidad, con una fórmula de Govern nueva, plural, que responde a la realidad de la calle y que se ha demostrado que funciona», ha declarado. También ha asegurado que su Govern está «cumpliendo» y que gestiona. «A pesar de las carencias financieras, priorizamos los recursos públicos, mantenemos el equilibrio financiero y damos respuestas a la ciudadanía», ha hecho hincapié.

No obstante, Armengol ha admitido que «todavía no hemos llegado donde queríamos» y ha destacado la necesidad de plantear qué comunidad «querríamos tener durante los próximos años».

Violencia de género

Ha anunciado que el Govern está «ultimando» un pacto contra la violencia de género que implique a todas las instituciones y a toda la sociedad balear porque «la respuesta a esta lacra no puede continuar siendo el lamento».

La presidenta ha destacado que la desigualdad entre mujeres y hombres continúe «muy presente» en la sociedad y que tiene su «expresión más cruel en las violencias machistas y en los asesinatos de mujeres».

Así, la líder del Ejecutivo balear ha lamentado que desde principios de año se haya asesinado a cinco mujeres en Baleares -Lisa Janne, Victòria, Lucía, Sandra y Ada Graciela-. Precisamente, por esta última muerte el Parlament ha comenzado la sesión con un minuto de silencio.

Minuto de silencio

Educación

La presidenta ha anunciado que el Govern volverá a aumentar el presupuesto para educación y además aplicará un plan de éxito contra el abandono escolar. Ha asegurado que la apuesta del Govern por la educación «es doble» y supone, por un lado un incremento de recursos ya que el ejecutivo volverá a aumentarse el presupuesto para esta área y por otro se traslada «la educación al ámbito laboral».

Tras recordar el incremento de «600 profesores más que antes» en dos cursos y el aumento en las inversiones educativas «tras años de sequía», Armengol se ha comprometido a seguir en esa línea. «Hemos de rebajar el abandono y el fracaso escolar», ha dicho Armengol.

También ha manifestado la apuesta del Govern por potenciar la formación destinada a generar empleo, trasladando la educación al ámbito laboral.

Ha destacado el impulso de la formación dual para ofrecer «una formación profesional ajustada a las necesidades de la empresa y convertir así la formación en sinónimo de educación».

Armengol ha recordado la puesta en marcha de becas para incentivar el retorno al sistema educativo para 1.450 jóvenes y otra convocatoria de ayudas para 400 jóvenes que hayan terminado sus estudios superiores, para favorecer su primer empleo mediante contratos remunerados a través de ayuntamientos y consells.

Turismo

Sobre la regulación del alquiler vacacional que está preparando el ejecutivo, ha asegurado que: «No todo lo que se está alquilando para turistas se podrá seguir alquilando».

Armengol ha admitido durante su discurso en el inicio del debate política general en el Parlament que este verano «se han producido excesos que se han de corregir» y ha reconocido que «se han vivido situaciones incómodas» si bien no se pueden «generalizar episodios puntuales y concretos».

«Ni hemos de convertir eso en un mensaje en contra de los turistas. Se debe buscar el equilibrio para hacer compatible el desarrollo de la principal actividad económica de este país con la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía», ha dicho sobre la presión turística de este verano.

La presidenta ha advertido del riesgo de actuar ante el incremento del turismo, que ha atribuido a una situación coyuntural en la que Baleares se ha beneficiado de la inestabilidad en otros destinos, si bien ha dicho que el Govern no rehuye el debate de la presión turística.

«Tenemos que tener cuidado de adoptar decisiones estructurales basándose en una situación que tiene una importante carga coyuntural. Nadie puede asegurar que no volvamos a la situación que teníamos hace pocos años, cuando todo valía para atraer turistas y se bajaban los precios y se instalaban fórmulas como la del todo incluido», ha asegurado.

Armengol considera que no se puede atribuir la elevada presión turística al incremento de la oferta de viviendas vacacionales, pero ha admitido que ésta ha aumentado y en gran medida lo ha hecho «al margen de la regulación turística» por lo que el Govern trabaja para regular la situación.

Además de esta regulación del alquiler, el Govern también establecerá mecanismos a través de la Ley de Vivienda para que se utilicen viviendas en manos de entidades financieras.

Salud laboral

Armengol ha adelantado que la Conselleria de Trabajo está preparando un proyecto de ley de salud laboral para combatir la siniestralidad. Armengol, que ha aprovechado su intervención en el Parlament para lamentar públicamente la muerte este lunes de un electricista mientras trabajaba en Son Servera, ha ligado la siniestralidad a la precariedad laboral, acentuada a su juicio por la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP.

Esta reforma, cuya derogación «no se cansará de reclamar» su Govern, «se ha convertido en un freno porque impide que el crecimiento económico se traslade a una mejora de las condiciones laborales y a un incremento de salarios que repercutiría positivamente en la economía», ha dicho.

Armengol ha destacado que el carácter estacional de la principal actividad económica de las islas, el turismo, y su condición de sector muy intensivo en mano de obra poco cualificada provocan que los ajustes de la crisis se ceben sobre los trabajadores y contribuyen al abandono escolar temprano.

Para combatirlo, su Govern trabaja por alargar la temporada vacacional y diversificar la economía, al tiempo que potencia la Formación Profesional y la mejora de la cualificación de los trabajadores, ha dicho Armengol.

En esta estrategia ha enmarcado el plan de persecución del fraude laboral, del que se beneficiaron el año pasado «más de 4.000 trabajadores de las islas que mejoraron sus condiciones de trabajo, tanto por la conversión de sus contratos temporales a indefinidos como por la ampliación de su jornada laboral».

Plan de infraestructuras

La presidenta ha anunciado que el ejecutivo pondrá en marcha un plan para combatir el «déficit histórico de infraestructuras» y que prevé la construcción de centros educativos y sanitarios, residencias, equipamientos culturales e infraestructuras hídricas.

Tras un año dedicado a recuperar derechos sociales, Armengol se ha comprometido a «persistir en dichas políticas» y «dar un paso más» para crear las instalaciones que faltan y «poner al día las que se han deteriorado durante los últimos años de inacción», ha asegurado en el discurso con el que ha dado comienzo al debate de política general en el Parlament, el primero de la legislatura.

«Baleares padece ahora un déficit en escuelas, residencias, centros sanitarios, instalaciones hidráulicas..., que nosotros hemos de corregir», ha afirmado.

El plan de infraestructuras del Govern prevé la construcción del CEIP de Formentera, el de Ses Planes, en Sant Josep y el instituto de Santa Maria en Mallorca.

También permitirá abrir el servicio de radioterapia en Menorca el año que viene y un nuevo centro de salud en Bons Aires, en Palma, que dará servicio a 58.000 personas, además de nuevas residencias para dependientes.

Otros proyectos serán la remodelación integral del viejo Can Misses para hacer un centro de salud y una residencia para el personal sanitario desplazado a Ibiza y Formentera y espacio de trabajo para las entidades sociosanitarias.

Gracias a una propuesta de Fundatur, el Govern impulsará la Caixa de Música, un espacio sobre el que Armengol ha dicho que «dignificará aún más a la Orquesta Sinfónica».

La presidenta ha recordado que el Govern ya ha empezado a trabajar en la mejora de infraestructuras durante el primer año de legislatura, con una inversión de 10 millones de euros en instalaciones educativas que incluye el inicio de las obras en el colegio Son Macià.

También han comenzado el centro de día de Son Ferriol y se ha puesto en marcha la ampliación y remodelación del Hospital de Manacor que supondrá una inversión de 80 millones de euros para «poner al día una instalación de más de 20 años, que atiende a 140.000 personas de toda la comarca».

Antes de que acabe el año empezarán las obras de ampliación del centro de menores del Pinaret y el Govern ha adelantado un año los trabajos para completar la electrificación del tren en Mallorca. También han empezado las obras del nuevo emisario de Talamanca en Ibiza para que esté operativo el próximo verano.

En cuanto a las infraestructuras hidráulicas, Armengol ha dicho que el Govern tiene mucho trabajo por delante porque «hace demasiado tiempo que no se hace».

Hay que poner al día las canalizaciones para mejorar el suministro y la reutilización, poner al día las depuradoras y mejora la interconexión de la red, tras los problemas de suministro de agua vividos este año en varias zonas del archipiélago.

Armengol ha dicho que una de las principales obras que iniciará el Govern será la conducción hasta Petra, con la intención de llegar posteriormente hasta Manacor.

La presidenta ha defendido que afrontando el problema de las infraestructuras, el Govern quiere reforzar también los sectores productivos y favorecer la mejora de su posición competitiva. «Sobre todo pensando que se desvanezcan coyunturas como la que nos ha afectado este verano en el ámbito turístico», ha añadido.

Son Dureta

En 2017 se pondrá en marcha un plan director de Son Dureta para convertir el antiguo hospital en un centro especializado en la atención a pacientes con enfermedades crónicas y dar respuesta al envejecimiento de la población.

La reforma de Son Dureta, que contará con dotación presupuestaria en 2017, forma parte de la estrategia para afrontar la cronicidad que diseña el Govern, en un escenario en el que calcula que en 2029 casi una cuarta parte de la población de las islas serán mayores de 65 años, ha explicado Armengol en el discurso con el que esta mañana ha abierto el debate de política general del Govern en el Parlament.

Ante el envejecimiento de la población, Armengol ha alertado de que el modelo de atención sanitaria vigente en las islas no está enfocado para resolver las necesidades de ese porcentaje de la población mayor que va en aumento por lo que considera necesario orientarlo para «dar respuesta a la cronicidad».

«Hemos de transformar el modelo asistencial, que ahora está orientado hacia una medicina aguda cuando la mayoría de las enfermedades son crónicas. Hemos de integrar la atención primaria y hospitalaria y empoderar a los pacientes para controlar su enfermedad», ha asegurado.

Armengol ha explicado que el Govern ultima el plan director de Son Dureta y que la reforma del antiguo hospital «permitirá recuperar este espacio emblemático ahora en desuso y, a la vez, disponer de instalaciones propias para afrontar el futuro».

Ha defendido que «Son Dureta volverá a ser un centro de referencia, ahora destinado a la atención a la cronicidad».