Los inspectores de la Agencia Tributaria volvieron ayer al juicio. Es su segunda sesión y todavía hoy tendrán que volver a declarar sobre varios informes contra los peritos de las defensas. | T. Ayuga

17

Los piques entre abogados defensores y los expertos de la Agencia Tributaria provocaron este miércoles que presidenta del tribunal que juzga el ‘caso Nóos’, Samantha Romero, echara una de las mayores broncas en lo que va de juicio. «No estoy dispuesta a gestionar esta ridiculez», empezó después de que el abogado de Diego Torres y los peritos se enredaran con cuál de los 12 informes que presentó la Agencia Tributaria se debatía este miércoles y cuál este jueves.

El tono subió más tarde, en el interrogatorio de la defensa de Urdangarin, tras varias interrupciones previas. El abogado Mario Pascual preguntó si el power point que pusieron los inspectores de Hacienda en día anterior estaba en la causa. Romero intervino de nuevo visiblemente molesta: «No se si de dan cuenta del rol que están desarrollando. Es indigno el papel que nos están obligando a hacer».

El fondo del choque entre las defensas y los peritos estaba en qué documentación habían valorado los expertos. Los informes de la Agencia Tributaria en la causa se emitieron antes de que Diego Torres aportara decenas de nuevas facturas. Los peritos han valorado esos documentos después y calculado de nuevo la cuota defraudada, algo a lo que se han opuesto las partes.

La sesión se convirtió en una farragosa discusión sobre cada una de las facturas. A preguntas de la defensa de la Infanta, los tres inspectores de Hacienda negaron que Cristina de Borbón hubiera generado por sí misma rentas para Aizoon, lo que hubiera implicado que estaría implicada en la misma irregularidad fiscal que su marido como autora y no sólo como cooperadora, que es por lo que se la juzga.