Las inversiones pueden hacerse, por ejemplo, en zonas verdes. | MIQUEL MARTORELL

3

El pleno del Consell de Mallorca aprueba este jueves una propuesta para destinar 20 de los más de 33 millones del superávit de 2015 a inversiones financieramente sostenibles.

Todavía se está debatiendo en el Consell Executiu cómo se llevarán a cabo, pero la intención es que la mayoría del dinero se destine a un plan de inversiones para proyectos de los ayuntamientos y el resto a iniciativas propias de la institución insular.

Los 13,65 millones que quedan de excedente se utilizarán para amortizar deuda, algo a lo que en teoría, según la ley de estabilidad presupuestaria, debe destinarse todo el superávit de las administraciones locales.

Sin embargo, la norma establece que se pueden hacer inversiones financieramente sostenibles siempre que no se hayan sobrepasado los límites de deuda autorizados y se cumpla tanto con los pagos a proveedores como con las amortizaciones de deuda.

De momento, el Consell Executiu se ha reunido algunas veces en un grupo de trabajo coordinado desde el departamento de Economia i Hisenda para elaborar el plan, que se cerrará esta semana y que tiene la intención de «impulsar la vertiente municipalista del Consell» porque los proyectos propios ya están cubiertos por el presupuesto de este año», según fuentes del ente.