0

El Consell de Mallorca aprobará este viernes el plan anual de inspección urbanística, tras cinco años sin contar con ninguno, y que prevé acciones «concretas y contundentes» desde la «objetividad y transparencia» con el fin de sancionar, en especial, las infracciones en suelo rústico protegido de la isla.

La consellera insular de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, y el gerente de la Agencia de Disciplina Urbanística, Bartomeu Tugores, han presentado este viernes en rueda de prensa este plan de inspección urbanística, que incluye por primera vez la tramitación de los expedientes de infracción urbanística.

Uno de los objetivos, además de controlar las infracciones urbanísticas, es agilizar los trámites de más de 1.000 expedientes que están pendientes, de los 1.200 que encontró el actual gobierno insular.

«Estamos para salvaguardar el territorio, el medio ambiente y esta es la manera que tenemos», ha apuntado Garrido, quien ha apuntado que hasta ahora el Consell de Mallorca no ha llevado ningún expediente a la Fiscalía, como marca la ley en el caso de infracción de la ley de ordenación del territorio.

Para llevar a cabo el plan de inspección se prevé que a lo largo de este año se incorporen hasta 12 personas, de las cuales ya trabajan 5, y cuyos salarios saldrán de lo que logre recaudar la Agencia de Disciplina Urbanística, que ha estado en la última legislatura en estado de «semiletargo», según Garrido.