8

Aunque la última palabra la tiene Madrid, la votación de este lunes para decidir el cabeza de lista del PP en las generales del 26-J será clave. Rogelio Araujo mantiene su candidatura pese al embate de los sectores regionalistas que dan su apoyo a Pere Rotger. Va a ser una batalla política de altura. Araujo tiene el apoyo del sector rodriguista y de los partidarios de Bauzá. ´También de rivales de la Part Forana de Pere Rotger, como es el caso del exalcalde de Inca Rafa Torres, del cual se espera este lunes una intervención «muy dura» contra Rotger. Araujo ha sumado apoyos y piensa que tiene posibilidades de conseguir un muy buen resultado en apoyos.

Pero por encima de si tiene a José María Rodríguez a su lado, Araujo intenta ponerse por encima de los pulsos de grupos e intenta dar una óptica objetiva a su candidatura, mirando más en cosechar el mayor número posible de votos ciudadanos en junio que en ganar ahora pulsos internos precongresuales. Considera que «el voto de Palma, y del conjunto de la bahía, van a ser clave en las próximas elecciones y que es necesario ofrecer una imagen del PP que haya de trifulcas y mire hacia el futuro. Además, desde una perspectiva interna, cree que el candidato debe ser en esta ocasión de Palma, donde también desea impulsar la unidad tras la renuncia de Mateu Isern a volver a presentarse.

El desarrollo de la Junta Insular de este lunes en Inca mostrará el grado de cohesión en la Part Forana en torno a Pere Rotger. Los votos que coseche Araujo de fuera de Palma demostrarán también si los regionalistas están cohesionados «o no lo están tanto». Se espera que Araujo consiga apoyos de Inca, Pollença, Manacor, Marratxí y Calvià. En todo caso, caso de salir designado, Araujo piensa pedir la unidad de cara a las elecciones, consciente de que mucho voto urbano de Mallorca podría concentrarse en torno a Podemos y sus aliados de Més y EU. «Y el PP ha de ser capaz de dar una respuesta».