Imagen nocturna del edificio de Cort. | C. Castro

87

El Ayuntamiento de Palma ha iniciado los trámites para recuperar el anterior nombre de la ciudad y quitar el añadido «de Mallorca», denominación oficial aprobada en la pasada legislatura.

Esta medida supondrá «la recuperación de la normalidad de la toponimia», según ha asegurado la portavoz municipal y teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la junta de Gobierno.

Dicha junta de gobierno del consistorio ha aprobado elevar al pleno municipal y trasladar al Parlament la modificación de la Ley de Capitalidad para que se sustituya Palma de Mallorca por Palma. Según Truyol, le objetivo es: «Recuperar la normalidad en el nombre de la ciudad que habíamos pedido en los últimos años"

La junta de gobierno ha aprobado también elevar al pleno que se realicen estudios para poder modificar y reagrupar la edificabilidad de Can Tàpara, en Cala Major, «un espacio emblemático y un pinar muy importante de la ciudad» como zona verde, que el ejecutivo local pretende «conservar lo más posible», ha asegurado Truyol.

Con esta finalidad Cort ha suspendido todos los planes de desarrollo en la zona durante un año para tener doce meses para estudiar la viabilidad de reorganización y de poder proteger la zona alta y reagrupar la edificabilidad de la baja.