La presidenta del Govern y líder del PSIB, Francina Armengol, no asistió a la reunión de la Ejecutiva en Ferraz. Tenía el debate de los Presupuestos. En la imagen, conversando con portavoces y cargos. | M. À. Cañellas

El PSIB quiere exportar su ‘fórmula’ a la política estatal. Dirigentes del partido expresaron este lunes su confianza en que únicamente un pacto con formaciones afines, y que ponga sobre la mesa el debate territorial, puede desbloquear la compleja situación creada tras las elecciones del domingo y evitar otras antes de marzo. «El que dé el paso gobernará», dijo el portavoz del Ejecutivo, Marc Pons.

El resultado de las elecciones generales del domingo, que convierte a Podemos en la segunda fuerza de Balears por encima del PSIB, no afectará al equilibrio interno de fuerzas del Ejecutivo autónomo, formado por socialistas y MÉS, pero sí obligará a esos dos partidos a tener más en cuenta las propuestas del partido de los círculos.

MÉS anota que el resultado ha sido malo, desde la formación se quiso expresar es que un partido que no está en el Ejecutivo, en alusión a Podemos, saca más rentabilidad que ellos a los pactos de mayo de 2015.

Ejecutiva federal del PSOE

La secretaria general del PSIB y presidenta del Govern no asistió a la Ejecutiva federal en la que otros dirigentes empezaron a poner condiciones a Pedro Sánchez. Desde Andalucía y Extremadura le lanzaron mensajes para que no pactara con Podemos ni intentara «gobiernos pastiche».

Noticias relacionadas

El PSIB, muy alejado de este sector del socialismo español, tiene su propia teoría. Marc Pons, el conseller de Presidència, dijo que hay que intentar una «fórmula a la balear». La presidenta balear y su núcleo más próximo es de la misma opinión. Aunque no reunió la Ejecutiva socialista sí hubo encuentros y conversaciones entre la dirección.