El cabeza de lista de Més, Antoni Verger, a la derecha de la imagen. | Més per Mallorca

10

El cabeza de lista de Més al Congreso de los Diputados en las elecciones del próximo domingo, Antoni Verger, quiere reorientar las inversiones estatales en grandes infraestructuras energéticas para favorecer la «economía verde», que «puede crear más de 30.000 puestos de trabajo de aquí a 2020».

«Mientras se toman grandes decisiones al margen de las necesidades reales de las Islas, aquí seguimos con un modelo económico agotado que necesita, entre otras recetas, diversificación e innovación», ha reivindicado Verger, ha informado Més en un comunicado.

El aspirante al Congreso ha criticado grandes infraestructuras previstas por el Gobierno central que considera innecesarias como las líneas de alta tensión planeadas en Llucmajor, en la comarca de Llevant o el Puerto de Alcudia, en Mallorca.

Verger ha explicado que solo el cable eléctrico adicional de 1 GW anunciado por Red Eléctrica de España para conectar el archipiélago con la península costaría más de 1.000 millones de euros y se ha preguntado qué podría hacerse con ese dineral «al servicio de un proyecto social y económico de prosperidad compartida».

Noticias relacionadas

El candidato defiende un modelo de «economía verde» porque considera que «preservar el medio ambiente no sólo es compatible con la prosperidad económica sino que representa una de las claves para garantizar un desarrollo diferente, generador de puestos de trabajo estables y dignos».

Verger quiere que las grandes infraestructuras de transporte y distribución de energía sean decididas en las islas y alcanzar el 20 % de renovables para 2020, lo que significa multiplicar por 10 la actual generación energética.

La transición energética como uno de los motores del cambio de modelo económico en Baleares es uno de los ejes del programa de Més, que promueve la implantación de energía solar fotovoltaica y la rehabilitación de edificios con medidas de eficiencia energética.

Según Verger, pasar del 2 al 20% de generación con energía solar fotovoltaica implicaría crear más de 3.000 puestos de trabajo directos y estables y otros tantos indirectos hasta 2020; y rehabilitar la mitad del parque de viviendas vacías antes de ese año podría significar la formación y recolocación de 30.000 parados del sector de la construcción en Baleares, especialmente mayores de 45 años.

También propone que Balears sea «un referente verde de España y del Mediterráneo», favoreciendo desde el estado los proyectos en materia de gestión sostenible de residuos, producción agroalimentaria local y cuidado de los espacios naturales.