Biel Barceló, Antoni Verger y Fina Santiago. | Més per Mallorca

23

El cabeza de lista de Més al Congreso de los Diputados, Antoni Verger, ha asegurado que «las listas de espera se acaban con políticas de izquierdas y una financiación justa» y ha reclamado destinar más del 30 % de la nueva financiación, unos 200 millones de euros anuales, exclusivamente a sanidad.

Verger ha comparado la situación de las islas respecto a otras regiones y ha señalado que mientras la comunidad balear sólo puede destinar 1.275 euros a sanidad por habitante y año y en el País Vasco se dedican más de 1.714 euros, ha informado Més en un comunicado.

«Estamos a la cola del Estado en cuanto a gasto sanitario por habitante, y el presupuesto nunca basta para una competencia que ya vino infradotada en más de 400 millones de euros», ha criticado Verger.

El candidato de Més ha señalado que, para ser una comunidad solidaria pero a la vez con una financiación para los servicios básicos equiparable a la media, Baleares requiere 425 millones de euros más anuales, lo que implicaría que el presupuesto de la comunidad contara con 600 millones anuales más.

Noticias relacionadas

Ha insistido en que presupuesto actual de la CAIB en materia de sanidad es de 1.317 millones, cantidad «del todo insuficiente» para cubrir las necesidades sanitarias, por lo que las listas de espera se han disparado.

Verger se ha comprometido a defender en el Congreso la necesidad de destinar alrededor del 30 % de la nueva financiación, unos 200 millones de euros anuales, exclusivamente a la sanidad, lo que permitiría tener una sanidad pública equiparada al resto de comunidades autónomas.

Para acabar con las listas de espera, Verger quiere recuperar también a 1.350 profesionales sanitarios despedidos durante la pasada legislatura.

También plantea derogar la Ley 15/1997, sobre habilitación de nuevas formas de gestión y el Real Decreto Ley 16/2012 que la desarrolla, para recuperar el derecho a la asistencia sanitaria para los colectivos excluidos. También se opone a todas las normas que introducen la privatización de servicios en la sanidad pública.