Previous Next
72

El equipo de gobierno del Ajuntament de Palma ha retirado este miércoles de la cabecera del salón de plenos la figura de Cristo crucificado que lo presidía desde 1938 y ha reubicado el busto del Rey Felipe VI.

La imagen religiosa, obra de Tomàs Vila, ocupaba la parte alta de un dosel de terciopelo que también ha sido suprimido y el busto del Rey, colocado el año pasado en sustitución del de su padre, se ha situado en el lateral izquierdo del salón, por encima de las banderas oficiales.

En la nueva cabecera se han colgado ocho de los retratos de hijos ilustres de la ciudad que llenan buena parte de las paredes de la sala, ha informado Cort en un comunicado.

El concejal de Cultura, Patrimonio, Memoria Histórica y Política Lingüística, Miquel Perelló, ha explicado que la remodelación se adapta «a los tiempos» y «responde a lo que piensa el equipo municipal».

Los retratos colocados en la nueva cabecera del salón son los del ensayista, poeta y político Gabriel Alomar, el médico y exalcalde republicano fusilado Emili Darder, el literato Miquel dels Sants Oliver, la poetisa Manuela de los Herreros, el lingüista Francesc de Borja Moll, la escritora Maria Antònia Salvá, el arquitecto y político Guillem Forteza y el ingeniero Eusebi Estada.

Miquel Perelló ha incidido en que los ocho hijos ilustres elegidos son figuras «de actualidad» por «sus ideas y su empuje».

El cronista municipal, Bartomeu Bestard, ha explicado que el dosel, coronado por el escudo de Palma, se instaló en 1809, y casi un siglo más tarde se decoró el salón con su estructura actual y se colocó en su frontal un retrato del entonces rey, Alfonso XIII.

Esa pintura fue sustituida por un cuadro alegórico de la República cuando de abolió la monarquía, que se retiró al hacerse el bando franquista con el poder en Mallorca y en 1938 se colocaron el Cristo crucificado y un busto de Franco, que se mantuvo hasta la instauración de la democracia.

El alcalde, José Hila, lo ve «normal».

El alcalde de Palma, José Hila, ha señalado, este miércoles, que quitar la figura de Cristo crucificado que presidía el salón de plenos del Ajuntament «es entrar en la normalidad de lo que es lógico».

El alcalde socialista ha recordado que la retirada del símbolo religioso de la sala principal del consistorio era una medida contemplada en el programa pactado entre el PSOE, Som Palma y MÉS, los tres grupos que gobiernan en coalición.

«No hay mucho más que explicar», ha afirmado Hila al ser preguntado por el cambio en el salón de plenos tras la rueda de prensa en la que ha presentado el proyecto de presupuestos para 2016.

El edil ha incidido en que la ausencia de simbología religiosa es la tónica en otras sedes institucionales en las que está representado el conjunto de la ciudadanía, como el Parlament balear. «Basta con cruzar la calle» para comprobarlo, ha añadido en alusión a la proximidad entre Cort y la sede de la cámara legislativa.

El gobierno municipal ha retirado la imagen de la crucifixión que presidía el salón de plenos desde 1938, ha reubicado el busto del Rey Felipe VI que había debajo y ha colocado en su lugar retratos de ocho hijos ilustres de Palma.