El alcalde José Hila se ha reunido este jueves con su equipo de gobierno en el colegio público de Sa Indiotería. | @ajuntpalma

14

El alcalde de Palma, José Hila, ha anunciado este jueves que los ciudadanos de la ciudad, a través de todas las juntas de distrito de la capital balear, participarán en la elaboración de los presupuestos municipales de 2016 con sus propuestas acerca de en qué necesidades debe emplearse el dinero público.

Hila ha explicado que en los primeros presupuestos municipales que elaborará el nuevo gobierno de Cort las juntas de distrito tendrán voz sobre el gasto público y, de cara a próximos ejercicios, se abrirán más vías de participación de los palmesanos.

«Los ciudadanos deben opinar sobre cómo y dónde se gasta el dinero público», una decisión que no puede tomarse solo en los «despachos» de los políticos, ha defendido el primer edil de Palma.

Coincidiendo con los primeros cien días de gobierno municipal, el alcalde y su equipo de gobierno se han reunido esta tarde en el colegio público de Sa Indiotería para analizar los presupuestos de 2016. Se trata de un centro que Cort acaba de pintar, algo que no se hacía desde el año 1996, con la consiguiente satisfacción de profesores, empleados, padres y alumnos.

En declaraciones a los periodistas, Hila ha señalado que la voluntad de Cort es que las juntas de distrito «opinen» sobre las cuentas municipales del próximo año como «primer paso» de una colaboración ciudadana que irá ampliándose.

El alcalde ha considerado que el gobierno municipal «progresa adecuadamente» en estos primeros meses y ha resaltado medidas como la contratación de 31 chóferes más para la EMT, 50 empleados más en EMAYA para mejorar la limpieza de la ciudad o la puesta en marcha de una Oficina Antidesahucios que ha evitado el desalojo de 84 familias de sus casas, lo que demuestra que el nuevo gobierno de Cort está junto a la gente débil y no junto a los poderosos», ha dicho en alusión a los bancos.

Hila ha sido preguntado por proyectos como el Palacio de Congresos o la derogación de la ordenanza cívica del gobierno municipal del PP, a lo que ha respondido que ya está encargado el informe sobre la legalidad de la adjudicación del edificio congresual.

En el segundo caso, antes de la anunciada derogación, es necesario regular asuntos delicados como el juego ilegal del trile porque el gobierno municipal «quiere hacer las cosas bien».

«En cien días no se puede hacer todo», ha advertido Hila, que ha respondido a la oposición que Cort también abordará otros asuntos prometidos como «evitar los excesos» de algunos bares en el uso de la vía pública al habilitar sus terrazas.

Hila ha repasado medidas concretas que afectan a los ciudadanos: «En tres meses se han pintado 12 colegios públicos en vez de 2 al año, hemos contratado en EMAYA a 50 personas cuando en la pasada legislatura se despidieron a 250, se ha contratado a 48 personas mayores de 45 años cuando antes no se contrataba a ninguna; 59 jóvenes están haciendo prácticas en Cort y algunos ya han encontrado un trabajo; hemos abierto dos oficinas de Policía Local; hemos puesto en marcha la Oficina Antidesahucios de Palma...».

«Que me digan dos cosas que hizo Isern en cuatro años, va a costar encontrarlas», ha manifestado el actual alcalde.

«Creo que vamos en la buena dirección», ha considerado el primer edil, quien ha recordado que, por primera vez, el alcalde se reúne dos veces a la semana con los palmesanos que pidan cita para escuchar sus problemas y sus propuestas.

A Hila le habría gustado que ya fuera una realidad la Policía de Barrio, pero el proceso administrativo para ponerla en marcha es «lento».

La nota de estos primeros cien días la deben poner los ciudadanos, ha opinado Hila, aunque el alcalde cree que ha salido del «examen» de estos primeros meses con «la sensación de que ha ido bien».