Imagen de archivo que muestra una agrupación de personas que se juntaron en el pleno monográfico de Cort gritando y abucheando | Pere Bota

10

Muchas familias de Balears sobreviven gracias a las ayudas sociales de las instituciones y de las organizaciones no gubernamentales (ONGs) porque no pueden hacer frente al pago de las prestaciones básicas.

El año 2014 ha sido especialmente duro para 32.722 familias de las Islas que han tenido que acudir a los servicios sociales del ayuntament en el que viven para pedir información y apoyo a la convivencia o ayudas económicas para poder hacer frente a los numerosos pagos.

Según los datos del Pla de Prestacions Básiques de Serveis Socials de Corporacions Locals (PPB) de la Conselleria de Serveis Socials i Cooperació, el año pasado 83.849 personas fueron atendidas gracias al citado plan, 60.664 en Mallorca (22.043 familias), 11.711 en Menorca (9.591 familias), 11.027 en Eivissa (616 familias) y 447 usuarios en Formentera.

Las prestaciones con más demanda social son las relacionadas con información y orientación (27,52 % del total), apoyo a la unidad de convivencia (25,62 %) y ayudas económicas (23,17 %). En 2014 se atendieron 119.644 demandas, correspondientes a 83.349 usuarios y 32.250 expedientes familiares.

El año pasado el número de expedientes aumentó un 20,75 % respecto a 2013, con 24.831 expedientes más. Los datos de 2015 hacen prever que las demandas sociales continúan en aumento. Un repunte importante ha sido el de las ayudas económicas que han crecido un 37,29 % en 2014, con 10.337 expedientes más que el año anterior.

El aumento constante de las actuaciones vinculadas a las prestaciones de apoyo a la unidad de convivencia, que crece un 13,33 %, demuestra la importancia de este plan. Este dato confirma la buena labor llevada a cabo por los departamentos de servicios sociales de los ayuntamientos vinculados al contexto domiciliario y a una intervención social más integral, que se centra especialmente en dos sectores de la población: mayores y familias.