Patricia Gómez recibe la cartera de Salut de manos de Martí Sansaloni. | L. GOMEZ

13

El PSIB considera que «no es nepotismo» que Patricia Gómez, la nueva consellera de Salut, haya nombrado a su compañero sentimental Juli Fuster director general del IB-Salut. La cúpula socialista recuerda que «ambos ya fueron altos cargos de la Conselleria en la legislatura 2007-2011 cuando aún no eran pareja». La intención es que el actual organigrama de Salut siga adelante «pese a las injustas críticas que se están esparciendo sobrer Patricia y Juli».

De hecho, Patricia es la cuarta compañera del doctor Juli Fuster, que ha visto fallecer a dos de sus parejas, lo cual «le ha acarreado un sufrimiento personal enorme».

Con la primera se casó «hace bastantes años» cuando «ella ya estaba enferma». Fuster se quedó viudo y reinició su vida amorosa con otra chica, con la que tuvo tres hijas. Pero «la relación no funcionó y acabó rompiéndose». Fuster fue nombrado alto cargo de Salut en 2007 por el entonces conseller Vicenç Thomàs. En aquellos momentos empezó a trabajar junto a Patricia Gómez. Era una relación «simplemente laboral» porque Fuster había establecido anteriormente una nueva vida en pareja con una tercera mujer. Sin embargo, «un cáncer fulminante» se llevó de este mundo a su tercera compañera. Juli volvió a quedarse solo. Fue en este momento cuando él y Patricia comenzaron a acercarse después de «trabajar muy intensamente para sacar adelante la Conselleria». Una vez más, como ha ocurrido tantas veces en el devenir humano, «el roce hace el cariño». Y así Juli y Patricia se convirtieron en pareja hasta hoy en día cuando ya eran ambos servidores públicos de primera línea.

Por tanto, los socialistas no ven «de ninguna manera» que Patricia «haya tratado de promocionar a Juli, ya que él no lo necesita de ninguna forma. Fue alto cargo antes de relacionarse sentimentalmente con la actual consellera. Ha ocupado un puesto de alta responsabilidad antes de conocerla».

El conseller no es él

A su vez, el PSIB niega, »de forma tajante», que el conseller «real» sea él aunque por una cuestión de equilibrar cupos femeninos haya sido ella quien ha prometido el cargo de primer nivel. Los socialistas señalan que «Patricia Gómez es la primera enfermera de España que ha alcanzado la categoría política de consellera de Salut. Ya era hora. Jamás había pasado y tiene que ser destacado por la importancia que tiene. El colectivo de enfermeras es clave para el buen funcionamiento del sistema sanitario. Lo sabe todo el mundo». A su vez, Patricia sigue trabajando en un PAC, «compaginando su tarea profesional y política con la laboral, al menos mientras pueda».

El nombramiento de Juli Fuster como alto cargo de la Conselleria de Salut a las órdenes de su actual compañera «ya fue calibrado por la dirección socialista antes de que se hicieron públicos los nombramientos». Se analizó la cuestión y «quedó claro» que no había enchufismo. «Si no fueran compañeros sentimentales ocuparían los mismos cargos», afirma la cúpula del PSIB.

El nombramiento de Juli Fuster por parte de Patricia Gómez ha sido motivo de encendidas críticas por parte del PP-Balear, que lo ha comunicado a los programas televisivos madrileños de tertulianos de derecha dura, que han hecho «un festín» con este asunto, «sin conocer el trasfondo de esta pareja».