Los jóvenes han defendido que su acción fue pacífica. | J. Torres

30

La Audiencia de Palma ha desestimado sendos recursos de apelación y ha confirmado la condena del Juzgado Penal número 1 de Palma a 44 jóvenes por un delito de desórdenes públicos, al haber ocupado la sede de la Conselleria de Educació durante una protesta contra los recortes educativos.

En concreto, el tribunal confirma que los condenados habrán de hacer frente a una pena de 8 meses de multa a razón de 3 euros diarios cada uno de ellos.

Cinco personas, además, ven confirmada su condena por una falta de lesiones a un mes de multa a razón de 3 euros diarios, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJIB).

Los hechos sentenciados ocurrieron en mayo de 2012, cuando según el relato de la sentencia, los estudiantes juzgados se congregaron frente a la sede de la Conselleria, convocados por la Asamblea UIB, colgando en primer lugar una pancarta contra los recortes en su fachada.

Noticias relacionadas

Posteriormente, entraron en las dependencias de Educació. Aquí la Audiencia modifica el relato de hechos de la resolución del Juzgado de primera instancia y elimina la expresión de que los estudiantes entraron “en tropel” en el edificio público.

Ahora, el alto tribunal manifiesta que el ingreso en el edificio “fue más bien ordenado”. Pese a todo, ello no conlleva ninguna modificación ni incidencia jurídica en el fallo.

El escrito judicial apunta que cinco de los acusados zarandearon y agarraron con fuerza a una trabajadora pública. Además, la sentencia recoge que durante el tiempo en que los jóvenes permanecieron en las dependencias autonómicas se impidió el "desarrollo normal de la actividad".