13

El conseller de Salud, Martí Sansaloni, y el director de Gestión Económica y Farmacia, César Vicente, se han mostrado este lunes con la «conciencia muy tranquila» después de que se haya imputado al segundo por la querella contra el Govern por no convocar concursos para la adjudicación de nuevas farmacias.

Sansaloni y Vicente han afirmado en una rueda de prensa para presentar la propuesta del catálogo farmacéutico que consideran que han hecho un exhaustivo trabajo y que no tienen nada que temer ante la justicia.

El pasado viernes, el juez de instrucción 7 de Palma, Antoni Garcías, imputó a Vicente, en la causa abierta por la querella de un farmacéutico contra el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, y el resto de su gabinete, por incumplir una sentencia que obligaba a sacar a concurso nueve nuevas farmacias.

Transparencia

Vicente ha descartado responsabilidad alguna en este asunto, ya que ha dicho que tiene la «conciencia muy tranquila», y ha destacado su colaboración total con la Justicia tras su imputación, por lo que ha dicho que habrá «total transparencia» por su parte.

Noticias relacionadas

«Estoy tranquilo porque lo único que hemos hecho es trabajar para y por los ciudadanos», ha señalado Vicente, quien ha defendido que tanto el concurso de farmacias como la propuesta de catálogo que ha presentado hoy se vienen trabajando desde hace mucho tiempo.

Por su parte, Sansaloni ha incidido también en la «conciencia muy tranquila, porque nunca se había hecho un catálogo de estas características».

Ha detallado que Vicente no tiene aún fecha de declaración y la Conselleria de Salud tiene «muchos criterios» para aportar a la investigación judicial, por lo que ha reiterado «su colaboración absoluta» en este sentido.

El conseller ha evitado valorar las opiniones del querellante en esta causa, que atribuye la ausencia de concurso de farmacia a intereses personales del presidente del Govern, José Ramón Bauzá, y del propio Sansaloni, ambos farmacéuticos.

Ha defendido la nueva ley de farmacia que, según ha explicado, evita la especulación, prevé una planificación real y acertada, y con la intención de que los errores del pasado no vuelvan a producirse.