Imagen de la fachada de Cort. | ARCHIVO

3

La junta de gobierno de Palma ha autorizado reducir entre el 25% y el 75% la escala del impuesto de plusvalías en aquellos domicilios habituales en herencia cuyo valor catastral discierce entre los 100.001 euros y los 200.000 euros.

Las viviendas, cuyo valor catastral es menor de 100.000 euros ya cuentan con una bonificación del 95%, ha explicado hoy el teniente de alcalde de Economía, Hacienda, Innovación y portavoz del equipo de gobierno de Cort, Julio Martínez, informa el consistorio.

«Hasta la fecha, cuando se heredaba una casa que se mantenía como vivienda habitual, prácticamente no había que pagar plusvalías ya que la bonificación era del 95%. No obstante, si el valor catastral superaba los 100.000 euros, aunque fuese por un euro más, se debía pagar el 100% del impuesto de plusvalías», ha detallado.

Martínez ha dicho que con esta modificación se amplían las escalas de bonificaciones y ha detallado que será del 50% para aquellas casas con un valor catastral situado entre los 125.000 y los 150.000 euros.

Además las viviendas cuyo valor catastral esté situado entre los 150.000 y 200.000 euros, tendrán una bonificación catastral del 25%.

Se ha acordado también, en relación con la venta de viviendas catalogadas como Bien de Interés Cultural (BIC), hasta la fecha estaban exentos de impuestos si se realizan obras de mantenimiento, que para mantener la exención esta remodelación deberá suponer el 10% del valor catastral de la casa.

La junta de gobierno ha acordado resolver las alegaciones presentadas al concurso para la instalación de vallas publicitarias tradicionales y soportes digitales.

Este concurso se divide en varios bloques, tres sobre vallas tradicionales y uno nuevo sobre soportes digitales «que se encuadra dentro del proyecto del Ajuntament de Palma de convertir la ciudad en una ciudad inteligente y más sostenible empleando los beneficios de las nuevas tecnologías que permitirán una reducción de unas 25 toneladas anuales en el consumo de papel, ha destacado Martínez.

El concurso prevé la instalación de 30 soportes digitales; 50 vallas publicitarias, 400 módulos de señalización informativa y luminosos y 600 vallas metálicas de paso de peatones.

Cort ha acortado los plazos de finalización de la concesión al pasar de 15 a 4 años para las vallas tradicionales y de 15 a 10 años en el caso de los soportes digitales.

Martínez ha subrayado que se han aprobado aquellas alegaciones que pedían la eliminación de los soportes digitales en todo el centro histórico, así como los lugares cercanos al centro como de Palma como sa Faixina, paseo de Mallorca, Parc de la Mar o la fachada marítima.

El contrato establece, entre otras limitaciones, la instalación de soportes digitales en rotondas, que éstos no podrán afectar visualmente a monumentos o edificios públicos y que no deberán causar impacto ambiental negativo.

La instalación de los soportes publicitarios digitales no debe obstaculizar la visión de las viviendas privadas, no pueden formar barreras arquitectónicas, se deben adecuar automáticamente al brillo del entorno y no pueden emitir vídeos e imágenes en movimiento dentro del campo de visión de los conductores.

La Junta de gobierno ha dado el visto bueno a la modificación del presupuesto para dar cobertura a diversas partidas, lo que implicará reducir el actual presupuesto de publicidad y atenciones protocolarias.

Además, hoy se ha aprobado aceptar la reversión por parte de la comunidad de unos terrenos situados en la zona de Son Llàtzer, que en su día fueron cedidos para usos deportivos, y adquirir nueve vehículos para la Policía Local por 250.000 euros.

Finalmente, hoy se acordado personarse ante una nueva demanda de Mapfre que entiende que no debe abonar 906.225 euros por costes en la reurbanización de la fachada marítima.