Los pasajeros puntúan con un 6,4 la frecuencia de las líneas de la EMT en una encuesta realizada por Cort. | Jaume Morey

16

El tiempo de espera entre un autobús y otro es una de las principales carencias de la EMT. Una encuesta que ha encargado el Ajuntament de Palma para conocer la valoración de los pasajeros revela que la frecuencia es el ítem con menor puntuación. La nota media de los 592 entrevistados de todas las líneas del servicio público es de un 6,4 sobre 10, casi dos puntos por debajo de la que obtiene la información facilitada por el conductor, que es la cuestión que obtiene la máxima puntuación.

El presidente de la EMT y regidor de Mobilitat, Gabriel Vallejo, no se mostró sorprendido por los resultados ya que es consciente de la queja ciudadana por la falta de frecuencias de los autobuses municipales. Explicó que solucionar este problema no es solo una cuestión de voluntad sino también económica. «Se necesitan más vehículos, más conductores y más carburante, lo que significa más capacidad económica», puntualizó.

Por este motivo, en esos momentos, es prácticamente imposible aumentar las frecuencias de la EMT. «La situación económica de la EMT no es para tirar cohetes, aunque está mucho mejor de como la encontramos a principio de la legislatura», indicó Vallejo, quien ha priorizado la preservación de los puestos de trabajo de la empresa pública.

Es la primera vez en este mandato que se realiza una encuesta de estas características entre los usuarios de la EMT, cuyo objetivo es fortalecer los puntos con mejor resultado y seguir trabajando para mejorar las carencias. De este modo, aumentar las frecuencias será una de las prioridades de Vallejo.