Medio millar de personas se han solidarizado con lo sucedido en Francia. | P. Pellicer

2

Unas 500 personas se han concentrado este domingo en silencio en la plaza de Cort, convocados por ciudadanos franceses residentes en Mallorca, bajo el lema Je suis Charlie para rendir homenaje a los asesinados en París en el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado kosher.

El cónsul francés en las islas, Michel Magnier, se ha dirigido a la multitud para agradecer al grupo de compatriotas que ha organizado la concentración de Palma que la convocaran, así como «la solidaridad y muestras de cariño» del pueblo mallorquín a lo largo de esta semana.

«Estas 17 personas asesinadas nos tocan a todos y a principios fundamentales de la democracia como la libertad de expresión», ha dicho Magnier. «Nadie y nada jamás nos quitará ese derecho», ha proclamado ante representantes de «los pilares de la sociedad francesa en Baleares» como el Liceo francés, la Alianza Francesa y la Asociación Francesa Valle de Sóller, entre otras entidades.

«Estamos aquí para decir que nosotros también somos Charlie y queremos aportar nuestro granito de arena», ha dicho Magnier, quien ha recordado la manifestación esta tarde en París de más de un millón de personas con cincuenta jefes de Estado.

Entre los presentes en la concentración de Palma han estado el conseller de Economía y Competitividad, Joaquín García, en nombre del Govern; los concejales de Seguridad y de Función Pública de Palma, Guillermo Navarro e Irene San Gil y la presidenta de la confederación empresarial CAEB, Carmen Planas.