Escolares en clase, en un centro de la Palma. | M. Joy

9

La Conselleria d’Educació empieza el año como lo acabó, con una gran deuda con los centros educativos, tanto públicos como concertados, lo que implica que los colegios e institutos estrenan 2015 con dificultades económicas y sin saber cuándo se les pagará lo que se les adeuda.

El pasado día 22 de diciembre, el Govern pagó a los centros públicos el mes de octubre, pero ahora mismo deben a cada instituto de Secundaria una media de 10.000 euros , correspondientes a los meses de noviembre y diciembre, aproximadamente 700.000 euros en total. A esto se deben sumar otras partidas, como la de los auxiliares de conversación, que son unos 2.000 euros por centro, y las correspondientes a programas específicos como los de reutilización de libros de texto.

La consecuencia de todo ello es que muchos centros están pasando dificultades, ahorrando como pueden, en calefacción o material y algunos institutos están haciendo uso de la partida reservada de los 35 euros que se reclama a los alumnos, como única cuota, para fotocopias, excursiones, etc.