La secretaria general de CCOO en Balears, Katiana Vicens, en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 6 de Palma. | Jaume Morey

15

La Fiscalía de Balears está preparando el recurso de apelación contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal 6 de Palma en la que impuso una multa a la líder de Comisiones Obreras en Balears, Katiana Vicens, por romper el cristal de un autobús durante un piquete en la huelga general celebrada el 29 de marzo de 2012.

El ministerio público pedirá a la Audiencia de Palma que condene a Vicens a una pena de prisión de entre 3 y 4,5 años de cárcel, petición que ya formuló en las conclusiones finales del juicio.

Vicens se sentó en el banquillo acusada de insultar y amenazar al conductor de un autobús en la estación Intermodal de Palma. Fue condenada por un delito de coacciones y otro de daños, aunque le absolvieron del delito contra los derechos de los trabajadores que le imputaba la Fiscalía.

Según confirmaron a este diario fuentes próximas a la Fiscalía de Balears, en el recurso harán constar que a la líder de CCOO cabe aplicarle el artículo 315-3 del Código Penal, un tipo especial que «castiga las conductas que impidieren o limitaren el derecho a huelga mediante engaño o abuso de situación de necesidad o bien con fuerza, violencia o intimidación».