Poblado de Son Banya. | Redacción Local

18

El PSIB ha acusado este martes al Ajuntament de Palma de haber renunciado a «erradicar Son Banya» porque si el equipo de Gobierno «hubiera hecho los deberes» el poblado no existiría actualmente.

Así se ha pronunciado la edil socialista Virginia Abraham, quien, en un comunicado, ha explicado que Cort «no derribará ninguna chabola de Son Banya ni realojará a ninguna familia del poblado durante esta legislatura», según ha señalado la responsable de Servicios Sociales del Ajuntament de Palma, Aina Ferriol, en la reunión del Patronato Municipal de Realojamiento y Reinserción Social en el que se ha aprobado el presupuesto de 2015.

«Es vergonzoso que, después del esfuerzo que se hizo durante la pasada legislatura por desmantelar el poblado, hoy no haya ningún tipo de voluntad política para continuar el trabajo. Si el gobierno Isern hubiera hecho los deberes, Son Banya hoy no existiría», ha indicado Abraham.

La regidora ha explicado que su grupo ha votado en contra del presupuesto del Patronato, que no contempla la demolición de barracas ni la reinserción de familias. Según los socialistas, Son Banya al Ajuntament le cuesta cada año más de un millón de euros y este dinero se podría destinar al desmantelamiento.

«Las promesas y buenas palabras se han convertido en mentiras. Este es el legado del alcalde Isern», ha lamentado Abraham, quien ha recordado que, en octubre de 2013, el pleno de Cort aprobó dar un impulso en el plan de erradicación del poblado y buscar vías para el realojamiento de las 30 familias que estaban dispuestas a normalizar su situación fuera del poblado.

Además, el consistorio se comprometió a iniciar la demolición inmediata de las chabolas sobre las cuales existía sentencia judicial favorable a los intereses municipales. En enero de 2014, se anunció que en el segundo semestre de este año se derribarían 23 barracas, algo que «ya no sucederá».

Abraham ha criticado la «parálisis y la falta de voluntad» del PP al haberse «desatendido de las 30 familias del poblado que querían normalizar su situación fuera del asentamiento y que ahora no tienen más remedio que continuar viviendo». También ha criticado que no se haya demolido ninguna de las 44 barracas que actualmente ya tienen sentencia firme para su demolición.

Los socialistas aseguran que durante esta legislatura han propuesto soluciones reales adaptadas a la situación económica del consistorio, que permitieran elaborar un nuevo calendario de trabajo adaptado a la realidad social y poder dar respuesta a las familias dispuestas a abandonar Son Banya.

En el periodo 2008-2011 se ejecutaron 48 demoliciones, se realojaron 14 familias y 45 personas. Además, el Ajuntament abrió un proceso de desahucio judicial para las 44 familias sobre las que se tenía constancia de que tenían la vivienda habitual fuera de Son Banya o que utilizaba el habitáculo exclusivamente para vender droga.